El Liverpool ha vencido este martes por 2-0 al Oporto en la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones, gracias a los goles de Naby Keïta y de Roberto Firmino, y ha encarrilado así su acceso a las semifinales tras maniatar a un rival voluntarioso pero sin tino.

Las gradas de Anfield vivieron una cita de sus jugadores con ‘efecto gaseosa’, mostrando un gran ritmo en la primera parte hasta bajar revoluciones en la segunda, pensando quizá en otros compromisos de enjundia en su lucha por conquistar la Premier League.

Inmerso plenamente en ambas competiciones, con dinámica de locomotora al 100%, el ‘once’ titular de Jürgen Klopp siempre asusta. Sin embargo, es otro cantar en lo que respecta a los recambios desde el banquillo, algo que se notó otra vez cuando a sus estiletes les empezaron a flaquear las fuerzas en los segundos 45 minutos.

Antes de eso, Keïta había abierto el marcador con un disparo en la frontal del área y que había tropezado en el mediapunta español Óliver Torres. Ese rebote hizo imposible que otro español, el guardameta Iker Casillas, intentara siquiera la estirada; así, el exmadridista hizo la ‘estatua’, víctima junto al resto de sus compañeros de la pericia de Firmino.

El ariete brasileño, dentro del área rival, recibió un pase de Sadio Mané desde la banda izquierda y con un raudo movimiento se dio la vuelta para dejar el balón a merced de que Keïta disparase y con ello rubricara el 1-0 en el minuto 5. Menos de media hora después, los ‘reds’ ampliaron su ventaja con el tanto del propio Firmino.

Fue a placer, con portería vacía y en el área pequeña del Oporto, tras una jugada por el costado derecho que había nacido de las botas del capitán Jordan Henderson. Éste vio el desmarque de Trent Alexander-Arnold por aquel carril y de inmediato vino el centro raso, favorecido por la pasividad de los oponentes.

El ‘9’ del Liverpool lo intuyó todo muy rápido y apenas tuvo que empujar un pase a las mallas. Ahí parecía acabarse el partido, ya que los portugueses exhibieron indolencia en casi todas sus líneas. Solo se salvó de la quema Moussa Marega, que con un zurdazo raso puso en apuros al arquero local Alisson Becker a los 29 minutos.

Toda la intensidad de la primera parte se desvaneció en el segundo acto, donde los ingleses se dedicaron de forma descarada a dosificar esfuerzos. Tan solo Marega incordió a Alisson, más por su imponente presencia y su arrancada al ‘sprint’ que por su habilidad con la pelota en cada lanzamiento.

Los de Klopp manejaron el tempo a su antojo y el técnico alemán ni agotó los cambios. Sus pupilos abrocharon así un triunfo con el que atisbar ya las semifinales y que además prolongó una gran racha ‘red’ en casa; el Liverpool no pierde como local en competición europea desde finales de octubre de 2014, cuando cayó por 0-3 ante el Real Madrid en la fase de grupos.

LIVERPOOL 2 – 0 OPORTO (2-0, al descanso)

LIVERPOOL: Alisson; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Milner; Henderson, Fabinho, Keïta; Mané (Origi, min. 73), Salah y Firmino (Sturridge, min. 81).

OPORTO: Casillas; Maxi Pereira (Fernando, min. 77), Militao, Felipe, Telles; Danilo, Óliver Torres (Bruno Costa, min. 73), Corona, Otávio; Soares (Brahimi, min. 62) y Marega.

GOLES: 1-0, min. 5: Keïta. 2-0, min. 26: Firmino.

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (ESP). Amonestó con tarjeta amarilla a Soares (min. 17) y Felipe (min. 61) por parte del Oporto.

ESTADIO: Anfield.


Source link

Deja un comentario