El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha decretado la puesta en libertad del exinformático de la filial suiza del banco británico HSBC, Hervé Falciani, que reveló una lista con más de 130.000 defraudadores fiscales y que fue detenido el miércoles en Madrid para su extradición a Suiza. El juez ha actuado en contra del criterio de la Fiscalía que había pedido prisión provisional.

Sin embargo, el magistrado ha prohibido a Falciani salir del país y le ha retirado el pasaporte al tiempo que le ha impuesto un régimen de comparecencias semanales ante la autoridad judicial más cercana a su domicilio. El juez va más allá y le prohíbe abandonar incluso el domicilio y la localidad señalados sin una autorización judicial.

Durante la vista, el teniente fiscal Miguel Ángel Carballo ha alegado que Falciani, de 46 años, debe estar en prisión hasta que se analice la documentación y se decida si entregarle a las autoridades suizas para que cumpla una condena impuesta en rebeldía por revelación del secretario bancario, según informan fuentes presentes en el interrogatorio.

Cosa juzgada

En la vista con el juez, el letrado de Falciani solicitó su puesta en libertad porque se trata de cosa juzgada ya que en 2013 la Audiencia Nacional ya rechazó entregar al exempleado del HSBC al entender que el delito por el que se le persigue no está tipificado en España, además de poner tener en cuenta su colaboración con la Justicia español al entregar datos de miles de defraudadores fiscales.

Entonces, la Fiscalía de la Audiencia Nacional se opuso a su extradición argumentando que “cuando estamos elaborando normas contra la opacidad, contra el fraude, no podemos por otro lado castigar a aquellos que observan conductas delictivas en sus trabajos y lo denuncian a las autoridades competentes”.

No quiero ni pensar que se trate de un cambio de cromos

El letrado, además, ha alegado que en la petición de la Fiscalía hay una motivación política y le ha espetado al juez que “no quiero ni pensar que se trate de un cambio de cromos” para que la Justicia helvética entregue a España a la número 2 de ERC, Marta Rovira, que se encuentra en el país para evitar la prisión por un delito de rebelión.

Falciani colaboró durante más de un año con la Fiscalía Anticorrupción para entregarle datos de españoles con cuentas en el HSBC no declaradas a Hacienda. Tras aquel trabajo, se presentaron diversas denuncias tanto en la Audiencia Nacional como en Juzgados de toda España por delitos fiscales. Es más, el propio juez de la Audiencia Nacional José de la Mata tiene abierta una investigación contra los responsables de diversos bancos en España por colaborar con el HSBC para retornar el dinero de los clientes de Suiza a España.

Deja un comentario