La pequeña horchatera Món Orxata consiguió que un juez admitiera a trámite una demanda que sentará en el banquillo a Facebook por eliminar sin previo aviso su perfil en la red social. Su dueño y también inventor de la ‘Vegan Milker’ (de la marca Chufamix SL), Andoni Monforte, también ha logrado que se investigue el presunto plagio de su utensilio por parte de Lidl.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Moncada (Valencia) ha imputado a Lidl España, la división de venta online de Lidl Alemania y Lidl Holanda, además del fabricante Owim GmbH & Co. KG. El auto de admisión de la querella solicita algunas diligencias como un informe de la Oficina Española de Patentes y Marcas y la Sección de Propiedad Intelectual de la Policía Judicial

El aparato pensado para elaborar horchata y otras bebidas vegetales ha calado en el mundo vegetariano. Según datos de la empresa, se han vendido más de 60.000 desde su lanzamiento en 2013 y está presente en más de 35 países como Alemania, Australia, Bolivia, Israel, Japón, Reino Unido o México. El primer año facturó 54 millones de euros; en 2016 llegó a 241 millones y, en 2017, cayó a 159 millones por el presunto plagio de la multinacional alemana. En el primer trimestre de 2018, las ventas globales han disminuido un 32% con respecto al año anterior y más de un 150% respecto a las previsiones.

El utensilio de LIDL y el invento valenciano 'Chufamix' El utensilio de LIDL y el invento valenciano ‘Chufamix’ (LVD)

El inventor se enteró de la ‘copia’ por las quejas de sus distribuidores, que habían visto el producto mucho más barato en la multinacional

Monforte explica que un día un distribuidor francés le contactó, indignado, porque había visto que se vendía la Vegan Milker en un supermercado de Lidl por menos dinero: se ha vendido en Europa y Estados Unidos con un precio final de entre 4,99 y 9,99 euros. El producto, sin embargo, lo vende la empresa valenciana por 42,90 euros. Incluso su madre le llamó para felicitarle pensando que había llegado a un acuerdo con la marca alemana después de verlo en un anuncio en televisión.

Incrédulo, el inventor descubrió que la multinacional vendía un producto calcado al suyo. No solo aparentemente, incluso el manual de instrucciones parece una copia casi exacta: en los dibujos se repiten las chufas, los detalles de la batidora o el tipo de grifo.

Denuncia que le han copiado hasta la estrategia comercial, ya que se promociona igualmente en foros veganos y desde las redes sociales de la multinacional se ha llegado a decir que su artículo “incluye los mismos accesorios que la Chufamix”. En la cuenta de Instagram de la marca alemana en España han llegado a afirmar: “Nuestro artículo incluye los mismos accesorios que la chufamix: recipiente + vaso filtrante + mortero + tapa”.

Manual de instrucciones de la Chufamix y del utensilio de Lidl, muy similares Manual de instrucciones de la Chufamix y del utensilio de Lidl, muy similares (LVD)

Según el denunciante, el presunto plagio se vendió en todos los supermercados de Lidl como producto reclamo. Había entre 40 y 80 utensilios por establecimiento que se agotaron “esa misma tarde” en casi todos ellos. “En una semana no quedaban apenas existencias y blogueros veganos se pasaban información en redes sociales sobre en qué Lidl quedaban todavía chufamixes”, asegura.

Monforte explica que la diferencia de precio entre ambos productos -el original y el presunto plagio- se debe a que Chufamix está totalmente hecha en España (excepto el filtro, que procede de Francia) y la de Lidl no especifica el origen de los materiales y cuenta con un “plástico de menor calidad” o “un 50% menos de acero inoxidable en el filtro”. Además, “no ha hecho inversión en I+D” porque el producto “ya estaba inventado”. Todo eso hace que el coste del utensilio valenciano sea “superior” al precio de venta que ofrece Lidl.

La Vegan Milker/Chufamix tiene concedida la patente europea desde junio de 2017 y los demandados comenzaron a comercializar su producto en agosto

El producto ‘Vegan Milker’ se registró como modelo de utilidad en 2012, con validez en España. El año siguiente la empresa solicitó la patente europea, que no le concedieron hasta junio de 2017. También tiene concedida la patente como invento en China, México y Turquía, y está pendiente de resolución en EEUU.

La marca Ernesto de menaje de cocina de Lidl lanzó en sus folletos un ‘veggie drink maker’ muy similar en julio de 2017 y se vendió en agosto, como producto reclamo del mes. De la misma manera se ha comercializado en Europa y en Estados Unidos.

Sin embargo, la legislación europea establece que no se pueden acumular presuntas infracciones y que las denuncias se deben presentar país por país. En España solo se juzgan -excepto casos muy especiales- los delitos ocurridos en el territorio nacional. Eso complicaba que la empresa valenciana pudiera abrir la vía judicial. Aun así, ha conseguido que el juez admita a trámite una denuncia por presuntos delitos contra la propiedad industrial e intelectual contra las sociedades de Holanda y Alemania.

Presunto plagio de la Chufamix en un Lidl Presunto plagio de la Chufamix en un Lidl (LVD)

Compró un producto de LIDL Holanda y Alemania a través de la web para que la venta y el presunto delito se cometiera en España

¿Cómo ha sido posible involucrar a otros países? El delito se comete cuando el producto se ofrece, vende o posee en España. Tanto Lidl Alemania como Holanda vendían el utensilio a través de su página web, por lo que Monforte lo compró en sendas tiendas online para justificarlo. De esa manera, ya estaba cometido el supuesto delito en territorio español.

Antes de acudir a la vía judicial, la empresa Chufamix contactó con Lidl. Aseguran que podían haber llegado incluso a un acuerdo de venta. Sin embargo, la marca alemana les respondió negando la mayor: alegaron en un correo electrónico que el producto era diferente “en cuanto a la holgura de la entrada del mazo”.

Viñeta sobre el presunto plagio de Lidl del invento valenciano 'Chufamix' Viñeta sobre el presunto plagio de Lidl del invento valenciano ‘Chufamix’ (@Salvatwitts)

La empresa valenciana estima unas pérdidas cercanas al millón de euros y daños a su imagen

Sobre las pérdidas, Monforte estima que la multinacional alemana vendió 22.000 utensilios solo en España, lo que supondría 877.800 euros en ventas de la ‘Vegan Milker’. A eso habría que sumar las unidades vendidas en otros países, ya que el empresario asegura que “han cancelado pedidos” en países como Bélgica, Holanda Francia o Alemania. Además, denuncia que el lanzamiento en EEUU se ha cancelado por la aparición de la presunta copia.

También señala como perjuicios la “pésima imagen” que se ha dado de la marca valenciana por vender el producto tres veces más caro: “Ahora resulta que por fabricar el utensilio en casa [en España] somos careros”. Añade que este año Chufamix SL “ha entrado por primera vez en pérdidas”.

“¿Cómo es posible que teniendo una patente europea ahora tengamos que demandar a LIDL país por país, con los tremendos costes que ello supone? No debemos dejarnos pisotear. Vaya a ser un proceso largo y complejo, pero creo que vamos a ganar. Si no, ¿de qué sirve el sistema europeo de patentes?”, se pregunta Monforte.

Desde Lidl España se han limitado a decir que “están intentando recopilar información” de la central de compras, que está en Alemania.

El producto valenciano está fabricado entre España y Francia, tiene más plástico y un 50% más de acero inoxidable

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.