Inexplicable. Ese es el único adjetivo que de momento cabe señalar ante el extraño y siniestro hackeo que tuvo ayer lugar prácticamente a la vez que sucedían los hechos del tiroteo en Youtube. Vadim Lavrusik, responsable de producto del servicio de vídeo, publicó un mensaje en Twitter para contar que se encontraba bien cuando aún existía una enorme confusión en la sede de Youtube.

Pero 20 minutos después alguien tomó el control de su cuenta y la usó para publicar mensajes falsos y desinformar. Algunos de estos mensajes fueron recogidos por medios de comunicación. El caso ha causado conmoción, pues resulta inexplicable que alguien pueda querer hacer algo así en plena tragedia.

El incidente, por otra parte, ha provocado nuevamente críticas hacia Twitter por la falta de seguridad. Aunque también ha llamado la atención la sangre fría de algunos individuos de usar la red social como herramienta de desinformación. Eso sí, las primeras informaciones apuntan a que no parece probable que los responsables del hackeo de esta cuenta se encuentren relacionados con los trágicos hechos sucedidos en la sede de Youtube.

La autora del tiroteo al parecer es una mujer muy activa en redes sociales y con varios canales en Youtube. Al parecer odiaba a la empresa, según su padre tal y como recoge Buzzfed, por opinar que Youtube estaba censurando sus vídeos y le había impedido obtener beneficios por las visualizaciones de algunos.

Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, comunicó que eran conscientes de que se estaban ejerciendo actividades de desinformación a través de esta red social relacionadas con el tiroteo. Una cuenta oficial de Twitter también alertó de que estaban realizándose estas prácticas y que se estaban tomando medidas.

Entre estas estuvo suspender la cuenta de Vadim Lavrusik temporalmente. Aunque horas después ya se encontraba de nuevo activa y los mensajes publicados sin autorización de este empleado de Youtube habían sido eliminados. Hay que tener en cuenta que esta era una cuenta verificada, lo que pone aún más en entredicho la seguridad de Twitter.

El problema de Twitter con la difusión de mensajes falsos o de odio puede sintetizarse en que aunque la plataforma suele tomar medidas con relativa agilidad cuando estos se publican, tiene un problema con prevenir su publicación.

La contradicción es que esto también facilita en cierta forma una mayor libertad de expresión, pues a diferencia de lo que sucede con otras redes sociales como Facebook, los contenidos que circulan por Twitter no están sometidos a ciertas prácticas de control de contenido. Un buen ejemplo de esto es la prohibición para difundir imágenes en las que aparecen pechos de mujeres que realiza Facebook. Algo que si está permitido en Twitter.

El caso vuelve a poner a Twitter en el dilema entre escoger entre libertad para expresarse y la seguridad

Deja un comentario