La capitalización que está haciendo Ciudadanos del voto antiindependentista preocupa en la calle Génova. Según el último CIS, el 54% de los votantes que optaron en 2015 por el candidato popular, Xavier García Albiol, prefieren ahora que la próxima presidenta de la Generalitat sea la candidata naranja, Inés Arrimadas.  Los trackings y encuestas de los últimos días, además, apuntan que la formación conservadora podría pasar de los 11 a los 7 u 8 diputados, mientras que C’s pasaría de 25 a 30 escaños.

Ante la previsión de este trasvase de votos, el PP diseñó una campaña con pronunciada presencia de los pesos pesados del Gobierno. Además del presidente, Mariano Rajoy, casi todos los ministros y buena parte de los barones regionales del PP pisarán el territorio catalán para tratar de mitigar un posible batacazo augurado en las encuestas.

Rajoy estuvo  el jueves pasado en Lleida con Albiol y también lo arropará durante esta semana. El presidente estará el miércoles junto al candidato del PP y visitará las bodegas de Freixenet en Sant Sadurní d’Anoia. El domingo, volverá otra vez a Barcelona para participar en el acto final de campaña con otros ministros del Gobierno.

La presencia de miembros del Ejecutivo también supone la garantía de mayor asistencia a los actos. A pesar de que se han programado muchos eventos de pequeño formato, Albiol ha tenido problemas para llenar algunos días de esta campaña. El más elocuente fue el vacío en el almuerzo Barcelona Tribuna, donde había muchas mesas vacías y prácticamente ningún empresario.

También la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha volcado en ayudar al candidato popular. Sáenz de Santamaría estuvo el lunes junto a Albiol en una reunión en Barcelona con representantes de diversas entidades y agrupaciones sectoriales. La vicepresidenta aprovechó para anunciar un ”plan de choque interministerial” para “relanzar” la imagen y la marca de Barcelona. El martes, Santamaría cerró un mitin en Reus, donde criticó el boicot a los productos catalanes.

Sacar pecho por el 155

El argumentario diseñado por los populares preveía hacer énfasis en que el PP ha sido el responsable de la vuelta a la “normalidad democrática” en Catalunya. “A lo largo de la campaña los ciudadanos catalanes se darán cuenta del esfuerzo del Gobierno de Mariano Rajoy para acabar con el independentismo”, aseguró la semana pasada el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. “Si no fuera por el PP, no se habría aprobado el artículo 155”, remachó.

Algunas voces consultadas dentro del PP catalán, sin embargo, consideran que la aplicación del artículo 155 les está castigando en Catalunya y les ha conferido un mensaje “antipático”. Mientras Arrimadas despliega un tono mucho más conciliador en el que incluso apela al catalanismo moderado, Albiol se ha situado a la derecha de la candidata de Ciudadanos y lanza los mensajes más duros de la campaña.

El candidato popular, además, ha incurrido en algunos errores durante los últimos días que le han granjeado críticas en Catalunya. El más sonado fue el “a por ellos” con el que cerró su acto de principio de campaña. Albiol tuvo que matizar durante los días siguientes que se refería a los votos y que la frase no tenía nada que ver con los gritos pronunciados en algunas despedidas a los policías que vinieron a Catalunya para el 1 de octubre.

La fuentes consultadas del PP catalán desmienten la idea de que la presencia de Rajoy y Sáenz de Santamaría obedezca a los errores del candidato catalán. Recuerdan que Rajoy asistió 5 veces a Catalunya durante la campaña de 2015 y que todas las visitas de esta campaña estaban programadas desde hace días. 

Deja un comentario