El Gobierno tiene claro que no quedará impasible ante la “pretensión falaz” que a su juicio supone una investidura del presidente de la Generalitat a distancia, sin acudir presencialmente al pleno del Parlament para el debate. Por eso “recurrirá inmediatamente y sin ninguna vacilación cualquier añagaza” en este sentido.

En reueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz del Ejecutivo central, Íñigo Méndez de Vigo, ha asegurado que la voluntad de Junts per Catalunya (JxC) de investir al presidente cesado Carles Puigdemont por vías telemáticas o por delegación “es una pretensión que es una falacia, que es irrealizable y va contra los textos jurídicos y contra el sentido común”, por lo que ha considerado que “ya es hora” de que los secesionistas que pretenden volver a gobernar en Catalunya “se ocupen de los problemas de los catalanes y no de los problemas personales del señor Puigdemont”.

El Gobierno “recurrirá inmediatamente y sin ninguna vacilación cualquier añagaza

El portavoz ha asegurado que el reglamento del Parlament “es muy claro” cuando se refiere a la investidura puesto que “exige a cualquier candidato que solicite la confianza del pleno” y que lo haga presencialmente, según ha defendido. De Vigo ha apuntado en este sentido que el reglamento no deja dudas cuando establece que el candidato puede solicitar la confianza de la cámara “desde la tribuna o escaño”, por tanto “no por plasma”, ha defendido.

En todo caso, el responsable del Gobierno ha apuntado que “hay toda una serie de razones jurídicas” que señalan que la presencia (del candidato a la investidura) “tiene que ser real”, y ha recordado que el president de la Generalitat no es sólo la máxima autoridad de Catalunya sino también del Estado en esa comunidad, por lo que “cualquiera entiende” que la presencia en este caso del candidato en el Parlament es imprescindible para que también pueda realizarse el debate de investidura con el resto de grupos de la cámara.

“Hay toda una serie de razones jurídicas” que señalan que la presencia (del candidato a la investidura) “tiene que ser real”

Pero el Gobierno no señala directamente a Puigdemont como eventual candidato para la investidura, puesto que le insta a “ponerse a disposición de la justicia” y a que lo haga “sin atajos”. Por eso, en el caso de que el presidente cesado trate de emprender una maniobra en este sentido, el Gobierno “recurrirá inmediatamente y sin ninguna vacilación cualquier añagaza”.

De Vigo ha recordado las “jornadas vergonzosas” que a su juicio tuvieron lugar en los días 6 y 7 de septiembre, cuando se aprobaron las leyes de ruptura, por lo que “ha llegado el momento de fijarse en el sentido común, lo cual exige atenerse a las reglas, como hace cualquier parlamento democrático”. Sin aclarar si una eventual ausencia de Puigdemont contribuiría a la normalidad de las relaciones con la Generalitat, el portavoz ha insistido en la “anomalía” que a su juicio supone que haya “huidos de la justicia”. De hecho, ha reprochado que “hay otros que no huyeron”, mientras que Puigdmeont, “pretender huir de la justicia y hacer cosas extravagantes para ser investido”, algo que ha equiparado a la forma de actuar del Govern cesado y que “no debe ser así”.

“Puigdemont lo que tiene que hacer es ponerse a disposición de la justicia sin atajos (…) Hay otros que no huyeron”

En todo caso, “es muy difícil hablar de alguien que está huido de la justicia”, ha dicho el portavoz, que inmediatamente ha puesto el acento en lo que le importa al Gobierno que vean los catalanes: “Que vean la realidad, que el ‘procés’ era una gran mentira” y “que nada se ha podido hacer”. En este punto ha recordado los argumentos de los independentistas que señalaban que “les iban apoyar en el exterior y ningún país lo ha hecho”, y que cuando decían que la economía no se iba a ver afectada, “hemos visto que las empreas huyen porque no se fían de los dirigentes”.

Tras estos ejemplos, ha considerado que “ya es hora de acabar con ello” y ha vuelto a esgrimir el eslogan que ha presidido cualquier comentario del Gobierno sobre la cuestión catalana: “Diálogo sí, sin fecha de caducidad, pero dentro de la ley”.

El 155 “ha frenado y revertido el deterioro de Catalunya” hasta “recuperar el regular funcionamiento de la institución” de la Generalitat

Para el Gobierno, la situación que pretende JxCat y Puigdemont contrasta con la “plena normalización de la situación política en Catalunya” que ha permitido la aplicación del artículo 155. Este precepto constitucional ha facilitado la “restauración de la legalidad constitucional tras los intentos secesionistas”, y su aplicación “ha frenado y revertido el deterioro de Catalunya” hasta “recuperar el regular funcionamiento de la institución” de la Generalitat.

Según el portavoz, las virtudes del 155 se ven lentamente y que “no hay posibilidad de ejercer política al margen de la ley”, algo que según ha dicho, “hemos tenido ocasión de verlo en últimas horas” con las dimisiones de Artur Mas, Neus Lloveras y Carles Mundó, así como con las confesiones de los dirigentes encarcelados, entre los que ha citado el presidente de la ANC, Jordi Sànchez. De Vigo ha destacado el hecho de que haya declarado ante el Supremo que renunciará a su escaño y que el referéndum del 1-O era ilegal, lo cual supone que lo haya reconocido “uno de sus principales instigadores”. El portavoz también ha citado a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, al recordar unas palabras suyas en las que sostiene que “la vía de Puigdemont es imposible porque se requiere alguien libre de procesos judiciales”, ha reproducido.

El Ejecutivo se vanagloria por que, aunque “han hecho mucho daño a los catalanes”, finalmente, “los secesionistas no han conseguido ninguno de sus objetivos”. Por eso ahora les ha emplazado a “que se preocupen de todos los catalanes y no sólo de una parte”.

“Los secesionistas no han conseguido ninguno de sus objetivos (…) Que se preocupen de todos los catalanes y no sólo de una parte”

Desde Barcelona, Enric Millo ha hecho su rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, para informar de los acuerdos tomados en virtud del 155. “Más allá del reglamento y la legalidad, no se puede aceptar de ningún modo que haya un presidente autonómico que no esté presente en el territorio ni presente en los debates parlamentarios”, ha apuntado desde la Delegación del Gobierno en Catalunya sobre una investidura telemática de Puigdemont.

El delegado del Gobierno también ha aprovechado para hacer balance de la intervención de la autonomía catalana durante estos dos meses y medio en los que ha habido diez reuniones del Consejo de Ministros sobre Catalunya. Millo ha sacado pecho de la acción del Gobierno al frente de la Generalitat, que, a su juicio, ha permitido la colaboración leal entre administraciones en beneficio de los ciudadanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.