El Ayuntamiento de Granada ha denunciado públicamente este jueves que el Gobierno “abandonó” en la estación de autobuses de la capital granadina a 50 personas migrantes que habían sido previamente rescatadas en pateras y trasladados a Motril, en la costa de la provincia, donde habían pasado a disposición policial siguiendo el protocolo establecido para estos casos.

Según ha señalado, en declaraciones a los medios, la concejal de Derechos Sociales, Educación y Accesibilidad, Jemi Sánchez, este “caso alarmante” ocurrió hace dos semanas, cuando los Servicios Sociales municipales hubieron de “atender” a estas personas para las que, según ha especificado la edil, el Gobierno fletó “un autobús desde Motril hasta la estación” granadina, tras lo cual “se quedaron en la estación de autobuses, sin recursos” y “sin teléfonos”.

Las asociaciones que trabajan con este colectivo y la unidad móvil del Ayuntamiento para las personas que están en la calle detectaron que estas permanecían en el entorno de la estación de autobuses “sin papeles” y “sin saber en muchos casos siquiera en qué ciudad se encontraban“.

“Lo primero que tienes que hacer es coger un mapa y decirles estamos aquí, esto es Granada”, y que se encuentran en Andalucía y España, ha explicado Jemi Sánchez, quien ha lamentado además que, entre estos inmigrantes de distintos puntos de África, había “menores”, pues las pruebas oseométricas a las que se les somete para cerciorarse de que las edades que dicen tener al llegar se corresponden con la realidad, “no son fiables al cien por cien”.

Ayuntamiento y organizaciones sociales les acogieron 

Todos ellos fueron atendidos en pisos de organizaciones sociales y por el servicio de atención al inmigrante del Ayuntamiento de Granada, ha explicado Sánchez, para quien el Gobierno de este modo “se los quita de encima”, como ha hecho “también en otras ciudades” como Almería o Málaga. Se impone, en su opinión, “el silencio, porque no se conoce” esta situación, como ocurre, en general, con la de “la inmigración que llega a nuestras fronteras”.

Ha lamentado, en este sentido, que el Gobierno no comunique al Ayuntamiento sus decisiones en materia de inmigración, y ha calificado estos casos como de “abandono” y “flagrante violación de los derechos humanos“.

Ha hecho extensiva esta situación de incomunicación con el equipo de gobierno local en lo referente a las personas que llegan a la ciudad de la Alhambra como refugiados, cuya situación se comunica “de forma bilateral” a las organizaciones humanitarias, que, posteriormente, lo comunican al Ayuntamiento, pues “son personas que viven en nuestra ciudad” y “van a ser usuarias del día a día de nuestros Servicios Sociales”.

La concejal de Derechos Sociales ha hecho estas declaraciones tras la presentación en rueda de prensa de los premios Dignidad, instaurados este año por el Ayuntamiento de Granada para dar visibilidad a profesionales y colectivos por su trabajo dirigido a la transformación social, y que han puesto el acento en su primera edición en la intervención social realizada a favor de las migraciones, el colectivo de personas sin hogar y el distrito Norte de Granada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.