El presidente del FROB , Jaime Ponce, ha confirmado este martes en la Comisión de Presupuestos del Estado, que el agujero (déficit público) generado por el FROB a las cuentas públicas asciende a 475 millones de euros en el 2017, de los que unos 274 millones proceden de la matriz de Bankia ( BFA).Y para el 2018, el impacto negativo estimado por Ponce se elevará a 324 millones.

Este ejercicio, el banco aún nacionalizado dará la vuelta a la situación y aportará 35 millones de beneficio, pero la actividad propia del FROB generará pérdidas de 359 millones, de ahí que seguirán las cifras negativas.

El peso del rescate

El FROB mantiene más del 60% de Bankia y pese a dar dividendos, su enorme aportación inicial para el rescate, más de 22.000 millones, conlleva que se sigan arrojando cifras negativas. El número uno del fondo público ha asegurado que por ahora no se va a solicitar al Gobierno “un retraso o ampliación del plazo para su venta”.

En cuanto al banco malo, la Sareb, el presidente ha apuntado que el FROB inyectó inicialmente 2.100 millones y “trata de maximizar” esa aportación, como socio fundador. Este banco malo, ha dicho, “cuenta con una enorme dificultad al tener un plan estratégico a 10 años”. Su futuro, ha señalado, “depende de los costes financieros y del mercado inmobiliario”. El directivo ha añadido que este organismo busca obtener la mayor rentabilidad. Y ha dado algunas pistas de su labor: “Ha reducido deuda en 22.500 millones y el año pasado se deshizo de 19.000 inmuebles”. “Los gestores están buscando por todos los medios” sacar adelante la entidad, ha puntualizado.

El Popular “no ha costado un euro al contribuyente”

Respecto a los activos fiscales diferidos (DTA) del Popular, ha dicho que de los 2.000 millones monetizables por pérdidas contables que se habla estos últimos días, el organismo que él dirige “no tiene cifras” al respecto. Pero aseguró que el rescate puro y duro del Banco Popular “no ha costado un euro a los contribuyentes”. Ponce ha asegurado que los próximos días la Junta de Resolución podría hacer públicos los detalles de la resolución del Popular.

Otro tema que se ha puesto sobre la mesa en la comparecencia han sido las ayudas otorgadas a través de los esquemas de protección de activos. En esta materia ha sostenido Ponce que la única que sigue viva bajo su órbita es la otorgada a Caixabank por Banco de Valencia, que asciende a unos 500 millones por créditos a pymes, ya que los activos inmobiliarios se traspasaron al banco malo.

Los partidos insisten en la quiebra del Popular

Los diputados fueron muy concretos en sus preguntas. Pedro Saura, portavoz del PSOE, fue contundente en su turno de preguntas. “¿Cuánto le ha costado al contribuyente la crisis financiera y más en concreto la quiebra del Popular en el 2017?” También pidió una valoración de la Sareb, entidad que hasta Europa critica que sigue dando pérdidas. También pidió una respuesta a “¿Cómo van las ayudas públicas otorgados a través de los esquemas de protección de activos (epas)?”

Francisco de la Torre, de Ciudadanos, insistió en el coste para los contribuyentes de la quiebra del Banco Popular. Y respecto a Bankia preguntó porqué no se pospone la privatización para maximizar su valor, así como por una posible fusión con BBVA, posibilidad de la que se ha hablado en los últimos meses.

Hasta el portavoz del PP, Ramón Aguirre, puso sobre la mesa el futuro de Bankia y el alargamiento de los plazos para su venta. Así como el resultado de los 57 informes forenses que el fondo público destapó con la reestructuración financiera. Y una vez más, la Sareb. Hasta el PP se pregunta si no habría que hacer reestructuración orgánica del banco malo.

Respecto a los informes forenses, Ponce ha señalado que se han enviado a la fiscalía 57 por importe de 3.500 millones de euros. Y que muchos casos siguen en los tribunales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.