El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó hoy de que la deuda global se encuentra en máximos históricos, al alcanzar el 225 % del PIB mundial, superando incluso el pico registrado en 2009, por culpa en gran parte del creciente endeudamiento de China.

“La mayoría de la deuda pertenece a economías avanzadas, pero China por sí sola ha contribuido al 43% del incremento desde 2007”, apuntó el director de Asuntos Fiscales del Fondo, el portugués Vitor Gaspar, en la presentación del informe fiscal en el marco del encuentro de primavera del organismo. China, Japón y Estados Unidos son responsables de más de la mitad de la deuda global, un dato significativamente mayor que su participación en la productividad global, según el informe divulgado este miércoles.

La deuda pública, pesada losa

Comparado con el pico anterior en 2009, el mundo está ahora un 12% del PIB más endeudado, hasta los 164 billones de dólares, un incremento ocasionado por culpa de un repunte de la deuda pública y de la del sector privado no financiero. En este sentido, el FMI destacó en su análisis que la deuda pública se encuentra en máximos en economías avanzadas y emergentes, a un nivel “no visto desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo Gaspar para poner en contexto el dato.

La deuda pública juega un papel importante en este aumento global, lo que refleja el colapso económico durante la crisis financiera mundial y la respuesta política, así como los efectos de la caída de 2014 en los precios de las materias primas y el rápido crecimiento del gasto en el caso de los mercados emergentes y los países en desarrollo de bajos ingresos. La media de deuda respecto al PIB de los países avanzados se sitúa en el 105%, mientras que en las economías emergentes, el pasivo está al 50% de su producto.

El pasivo supera el 105% en los países avanzados

“En el pasado, estos datos se han asociado con crisis fiscales. El endeudamiento de los emergentes sólo era superior en la década de los ochenta, un periodo que se ganó el apodo de década perdida en Latinoamérica”, agregó el funcionario del Fondo. En general, los pronósticos del FMI indican que la relación entre la deuda pública y el PIB descenderá en los próximos cinco años en aproximadamente dos tercios de los países, una bajada condicionada a que los países cumplan sus compromisos.

No obstante, Gaspar señaló que la reforma fiscal aprobada en diciembre por el Congreso estadounidense significará un incremento del déficit público de un billón de dólares para la economía de EE.UU., es decir, más del 5% de su PIB. Según sus perspectivas, la deuda de EE.UU. crecerá del 108% del PIB registrado en 2017 al 117% en el año 2023.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.