El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, utilizó a un ex alto cargo del PP en la época de José María Aznar para que investigara y le ayudara en algunos asuntos. Se trata de quien fuera delegado de Gobierno en Ceuta, Luis Vicente Moro, investigado junto a González en el ‘caso Lezo’ por ser su testaferro en el cobro de comisiones ilegales. Sorprendentemente, en uno de los asuntos que el ex presidente madrileño pidió colaboración para llevar una investigación sobre el ‘caso Palau’.

En el registro llevado a cabo en el domicilio de Moro por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, se incautó un borrador de las diligencias por las que se investigaba el saqueo del Palacio de la Música Catalana y que ha llevado este mismo lunes a condenar al partido de Jordi Pujol y Artur Mas a pagar 6,6 millones de euros por haber recibido financiación irregular por parte de Ferrovial. Además, la Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a los ex responsables del Palau así como al ex tesorero del partido, Daniel Osácar.

La Fiscalía Anticorrupción quiso saber porqué Moro escondía en su casa documentación secreta del ‘caso Palau’. “Toda esta documentación me la daba Ignacio González por si podía hacer algo”, aseguró a preguntas de los fiscales durante el interrogatorio como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, y al que ha tenido acceso La Vanguardia.

En esa documentación, tal y como reconoció la Fiscalía, aparecía información de los Mossos d’Esquadra y del Consorcio del Palau de la Música pero Moro dijo no saber porqué González le dio esa información. “Me solía dar todo. Me decía: ‘léelo por si podéis hacer algo’”.

En el domicilio de Moro -quien había planeado crear un servicio secreto autonómico- guardaba documentación de varios procesos judiciales e incluso documentación sobre comisiones rogatorias. Toda esta información se la daba González para que “sus chicos” investigaran.

Respecto a la documentación sobre el ‘caso Palau’, Moro no confesó para qué quería González información al respecto. “Lo llevé a casa y ahí se quedó” aseguró a preguntas de la fiscal, que quería saber porqué tenía ese nivel de información en su domicilio.

Moro, un testaferro señalado por su mujer

Moro está siendo investigado por cobrar una comisión ilegal de 900.000 euros por la compra de la empresa brasileña Emissao por parte del¡ la empresa de agua pública Canal de Isabel II. Además, según han confesado varios investigados, Moro guardó la parte de la ‘mordida’ que iba destinada al ex presidente de la Comunidad de Madrid.

Así lo han confesado dos de los principales investigados por haber cobrado comisiones irregulares en ese pelotazo, Edmundo Rodríguez Sobrino y Diego García Arias, y también lo apuntó su propia mujer en un manuscrito que guardaba en su domicilio. Tal, y como adelantó este diario, la esposa del ex delegado de Gobierno preparó una nota con ciertas afirmaciones sobre el dinero de éste como todas las cuentas que tenía, las cajas fuertes, la afirmación de que era el testaferro de González o que escondía dinero en paraísos fiscales.

Precisamente, gran parte de las afirmaciones recogidas por su mujer han sido confirmadas por los investigadores. Pero Moro “niega la mayor” y acusa a su mujer de “fabular” sobre su dinero para “hacerme daño”.

Durante su interrogatorio, alegó que su mujer está enferma, sufre esquizofrenia, y todo lo que apuntó se lo inventó. Cualquier similitud con la realidad es, según Moro, pura coincidencia. Sin embargo, tal y como se desprende del interrogatorio, la Fiscalía no dio credibilidad a sus palabras. “Lo hizo por venganza” porque él se fue de causa debido a sus problemas de salud aunque después decidió volver. Al finalizar el interrogatorio, la representante del Ministerio Público solicitó par él el ingreso en prisión, medida que no fue atendida por el instructor de la causa.

”Se juega las lentejas”

Sin embargo, unos meses después Moro acudió a declarar de nuevo, esa vez a petición suya, para señalar a González directamente por las irregularidades que éste reconoció que sabía se habían cometido en la Comunidad de Madrid.

En aquel interrogatorio, el magistrado García-Castellón insistió a Moro sobre la parte de la investigación por la que se señala a González de haber cobrado 1,4 millones de euros de OHL por favorecer a la empresa de Juan Miguel Villar Mir con el tren de Navalcarnero.

Según contó a Moro, ese dinero se ingresó en una cuenta en Suiza para pagar una ‘mordida’ pero él no lo cobró sino el empresario Adrián de la Joya. Para el magistrado, es bastante “anormal” que un presidente de una comunidad autónoma supiera que en su comunidad se cobraran comisiones ilegales y no hiciera nada.

”Es verdaderamente extraño. Extraño que el presidente de una comunidad autónoma supiera que se había pagado una comisión ilegal por una obra pública dependiente en el fondo de su comunidad”, espetó el instructor. “Pues es así. Así me lo manifestó, así que lo sabía”, contestó Moro.

A García-Castellón no le convencía esta respuesta. “Él tenía y manejaba mucha información”, destacó el ex delegado de Gobierno. •”Pero vamos a ver, la información es una cosa, y estamos hablando de ilegalidades. Quiero decir usted puede mirar a su letrado y es su letrado y está aquí para aconsejarle. Pero el que, por así decirlo, se está jugando las lentejas, es usted”, le espetó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.