El Ministerio de Medio Ambiente (Mapama) a través de la Demarcación de Costas en Catalunya ha sacado a información pública tres proyectos para paliar la erosión de la costa en el Maresme Sur, en concreto en la zona comprendida entre los puertos de Premià de Mar y El Masnou, un proyecto que llega con tres años de retraso. En Premià se prevé estabilizar las playas a poniente del puerto y en el Masnou retroalimentar la costa a levante de la instalación portuaria. El tercer proyecto prevé la construcción de un dique de apoyo en la playa de Ocata. El presupuesto estimado para estas operaciones supera los siete millones, a falta de concretar la cifra en una licitación definitiva. En cuanto al volumen de arena que se verterá en las playas supera los 1,4 millones de metros cúbicos.

Las actuaciones, que una vez iniciadas tendrán una duración de ocho meses, se basan en el estudio ‘Estrategia de actuación en el Maresme’ presentado en el 2015. En dicho informe, tras analizar el estado de la costa norte de Barcelona, se diagnosticaron los problemas, se plantearon una serie de actuaciones y se incluyó priorización, en particular entre los puertos del Masnou y Premià.

De entre las actuaciones previstas destaca el recrecimiento del espigón que separa las playas de L’Ós y La Descàrrega y el vertido de 350.000 m³ de arena en las playas de L’Ós y de Bellamar. En la zona, también se plantea la construcción de un espigón de escollera exento con forma de L, cuya misión es efectuar el apoyo lateral de la arena vertida. El espigón es una prolongación del actualmente existente. En la playa de la Descàrrega y de Ponent, se verterán 134.000 m³ y se procederá al recrecimiento del espigón.

La vía férrea y puertos como el de Barcelona y Arenys rompieron la dinámica litoral en el siglo XIX

La tercera actuación proyectada es la construcción de un nuevo espigón con forma de L a poniente de la playa de Ponent de Premià, situado a unos 800 metros del ya existente, que también se verá recrecido y consolidado con una aportación de 460.000 m³ de arena en la playa de la Descàrrega. La recarga de las playas Bellamar y de L’Ós se realizará con arena marina extraída de la zona situada al sur del puerto de Premià de Mar y vertida a través de una tubería flotante. En esta misma zona se procederá a la actuación de un barco draga de succión.

En el Masnou, se concibe un nuevo espigón con forma de L a levante de la playa de Ocata, situado a unos 890 metros a poniente del nuevo espigón que se plantea en la actuación anterior en Premià y el vertido de 500.000 m³ de arena entre ambos espigones. La mitad oriental de la playa será regenerada mediante arena de origen marina obtenida mediante una draga. En este municipio, se procederá a la retroalimentación de la arena apoyada en el dique del puerto, dejando una anchura de playa seca de unos 60 metros y vertiendo el material sobrante el la mitad oriental de dicha celda, que finaliza 1.200 metros a levante del dique del puerto del Masnou y en la celda situada inmediatamente a levante. En el puerto del Masnou se plantea la construcción de un espolón adosado al dique portuario para controlar el nivel de avance de la playa apoyada en él. El objetivo de estas actuaciones, que no podrán empezar antes del verano, es controlar la erosión que se aprecia en las playas, que en muchos casos han perdido la mitad de su volumen.

El estudio, que ha analizado la situación actual del litoral norte de Barcelona, destaca la construcción de numerosas obras marítimas de todo tipo rompiendo el equilibro natural de las playas, al introducir modificaciones que impedían el movimiento natural de las arenas. Los elementos que en mayor medida alteraron negativamente este equilibrio fueron los puertos de Barcelona y Arenys de Mar. En las últimas décadas nuevas infraestructuras portuarias y de defensa “han magnificado aún más el problema”. La construcción en el siglo XIX de la línea ferroviaria de la costa y posteriormente las obras de defensa costera que se realizaron sobre las playas, también eliminó totalmente la posibilidad de que la arena se incorporase a la dinámica litoral en caso de temporales. En la misma línea, el estudio establece que la pérdida de eficacia de la fuente principal de sedimentos, el río Tordera, cuyo caudal ha decrecido al mínimo, es otra de las causa de la erosión costera.

Cabrera de Mar abre la vía judicial

El Ayuntamiento de Cabrera de Mar, uno de los municipios más afectados por los temporales y la pérdida de arena en las playas, que atribuye el origen de la erosión a la construcción del actual Port de Mataró, iniciará una nueva vía judicial. La primera, concluyó con el rechazo del Tribunal Supremo a las tesis de causalidad entre la actividad económica y profesional del puerto y el presunto daño que requeriría una responsabilidad medioambiental. Desvanecida la competencia sobre el medio ambiente, el Consistorio de Cabrera interpondrá ahora una reclamación patrimonial contra el Consorcio del Port de Mataró que, entre otros, integran la Generalitat y el Ayuntamiento de Mataró.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.