Esta noche comienzan los cuartos de final de la presente edición de la Champions. Juventus y Real Madrid se enfrentan en la que será la reedición de la final de la pasada campaña. Algunos cambios desde entonces aunque pocos en los dos conjuntos. Quizá los transalpinos son los que han tenido unas pérdidas más significativas por la importancia que Bonucci y Dani Alves tenían en el equipo. En cualquier caso, ambos equipos llegan en el que es, quizá, su punto de mejor forma. Dos de los grandes del continente que se verán de nuevo las caras. Aquí mis 5 claves tácticas para este partidazo que abrirá el doble duelo:

1- LA BAJA DE PJANIC

Este partido de ida viene muy marcado por la baja de Pjanic. Si bien es cierto que la ausencia de Benatia también condiciona, la del mediocampista bosnio es especialmente importante por la incidencia en el partido que conlleva. Se trata del auténtico cerebro de la Juventus. Es el único centrocampista de perfil organizativo de los transalpinos y con capacidad enorme para encontrar el pase ideal en cada momento. De hecho, con un total de 8 asistencias a lo largo del curso, de sus botas salen la mayoría de pases clave de los juventinos. Es, así mismo, de largo, el medio que más balones toca por partido con un media de 67 por partido.

Amarilla fatal para Pjanic Amarilla fatal para Pjanic (Frank Augstein / AP)

Con estas credenciales, es evidente que su baja condiciona en gran medida a los locales. Sin el concurso del bosnio, la Juventus no tendrá más remedio que virar hacia una versión todavía más defensiva y, probablemente, hacia un tipo de juego más directo. La salida de balón para los italianos será archicomplicada, así que los desplazamientos en largo hacia la zona de Mandzukic o Higuaín serán un argumento bastante habitual. El Madrid puede aprovechar para morder en la presión y localizarse más arriba. La baja de Miralem Pjanic no sólo afectará el planteamiento de la Juventus sino que transforma la primera parte de este doble duelo.

2- LA FUERZA INTERIOR ANTE LA GENERACIÓN POR FUERA

El punto anterior conllevará a que el equipo italiano explote su versión más sólida en el centro. Veremos si finalmente Allegri escoge a alguien para acompañar a Khedira y Matuidi en el trivote o deja a Dybala en la media punta. Independientemente de la disposición utilizada, el resultado reportará en un encaje central más pulcro y con recorrido. Y ahí es donde entrará en juego la potencialidad exterior de los laterales del Madrid. Dejando a un lado la elección de Zidane para el onceavo futbolista (siguiente punto), la improvisación de Marcelo y la profundidad de Carvajal pueden ser trascendentales. Dado el contexto imaginado, será probablemente la principal vía de entrada y de peligro de los madridistas.

Marcelo, lateral del Real Madrid Marcelo, lateral del Real Madrid (Rodrigo Jimenez / EFE)

El centro será únicamente un espacio de circulación para los blancos. Y justo en este tránsito será donde el entramado medio de Allegri intentará cortar. Que lleguen precisamente a las bandas. Allí, los juventinos serán más vulnerables. Si bien es cierto que los mediocampistas cercanos que formarán los italianos están preparados para ser sólidos, también lo es que tanto Kroos como Modric son expertos en interpretar situaciones como esta. A la Juventus le interesará que el esférico esté en el espacio central y, a los madridistas, que esté solo justo el tiempo que se tarde en crear un pase de criterio hacia las bandas. Solidez interior ante generación externa.

3- EL CUARTO CENTROCAMPISTA DEL MADRID ANTE LAS ENTRADAS DE DYBALA

Estas son las dos piezas que pueden crear superioridad para sus equipos. En la parte del Madrid, será Isco, Lucas, Marco Asensio o Bale (dependiendo de la elección del técnico) quién tenga la responsabilidad o la habilidad para desestabilizar el equilibrio de la Juventus. Si este futbolista se sitúa de forma que acuda a los espacios que se crearán entre lateral y doble pivote, la disyuntiva para los italianos será tan clara como difícil de atajar por su manera de defender. Si bien es cierto que Isco tiene más habilidad para ello, también lo es que la inclusión de los dos jóvenes aportan un extra de frescura, trabajo y velocidad muy destacado. Sin ir más lejos, ellos cambiaron la eliminatoria ante el PSG.

Dybala, una de las estrellas de la Juventus Dybala, una de las estrellas de la Juventus (Marco Bertorello / AFP)

Así mismo, las caídas de Paulo Dybala de banda al centro (como a él le gusta) o en dirección contraria, pueden hacer mucho daño ya que obligarán a uno de los mediocampistas del conjunto madridista (Casemiro o Modric probablemente) a desajustar posición o a dejar camino para el pase limpio. Quién mejor lo interprete, conseguirá coger ventaja en uno de los puntos básicos del envite.

4- REMATADOR vs EL ESCUDO ANTI-REMATE

Esta noche se darán cita dos especialidades sobre el césped. Por una parte, un Cristiano Ronaldo más finalizador que nunca. Su gran estado de forma descubre las zonas de incidencia final con facilidad. Ante él, un eje central especialista en no conceder ni un remate a los delanteros oponentes. Se trata de un pequeño equipo formado por los dos centrales (hoy Chiellini y Barzagli o Rugani) y dos outsiders de protección adicional. Los dos futbolistas encargados de ayudar son el pivote que cubre el balcón del área y el lateral opuesto a por donde se desenvuelve la jugada. Los juventinos prefieren descubrir otras zonas antes que conceder un solo metro de espacio junto en la franja enfrente de Buffon.

Cubrir las zonas de remate, clave en el Juventus - Real Madrid Cubrir las zonas de remate, clave en el Juventus – Real Madrid (A. Delmàs)

Aunque se encuentra en un momento de forma espléndido, el jugador portugués tendrá dificultades para encontrar la zona por donde entrar en carrera y acabar. Eso sí, si consigue hallar algún espacio para ello, no tendrá más tiempo que hacerlo a un solo contacto. De igual manera, la zaga contará con una tarea muy complicada si quiere impedir que Cristiano Ronaldo vea portería.

5- EL CARA A CARA DEL BALÓN PARADO

Es curioso analizar el comportamiento de los dos conjuntos en la estrategia. Podríamos decir que ambos viven vidas paralelas. La relación de amor-odio en este aspecto es alarmante. La cartera de lanzadores del Real Madrid (Kroos, Modric o Asensio), así como rematadores (Sergio Ramos, Varane, Cristiano Ronaldo), es literalmente espectacular. La fortaleza madridista en este campo no es nueva y, menos aún, en situaciones límite. Este año nuevamente han conseguido un total de 17 tantos así. Concretamente el 17,9% del total, lo que sigue siendo un registro muy alto. Un aspecto similar pasa en la Juventus donde conviven futbolistas de buen toque con jugadores poderosos en el juego aéreo (Chiellini, Barzagli, Khedira). El equipo italiano acumula también 15 goles en estas acciones a balón parado subiendo a un 21% de porcentaje del total. Es evidente pues el gran potencial de los dos conjuntos en esta faceta.

Pero lo más sorprendente aparece en fase defensiva donde ambos equipos también han presentado carencias importantes. El Real Madrid acumula ya 12 goles encajados de tal forma (un 28,5% del global) y el no muy lejano encuentro ante el Girona acentuó esta debilidad tan asombrosa como real. Rendimiento negativo e equiparable del cuadro italiano que, con 6 tantos de los 24 totales, recibe así el 25% de sus goles. Esto contrasta con los números de otros aspirantes a la Champions en este campo. Por ejemplo, Bayern o City no han encajado un solo gol de estrategia en la presente edición.

El balón parado será clave en el Juventus - Real Madrid El balón parado será clave en el Juventus – Real Madrid (A. Delmàs)

Así pues, parece evidente que las acciones a balón parado toman una relevancia descomunal. Cada acción de este tipo será a oportunidad y un riesgo a partes iguales. Quién esté más activo/concentrado de los dos tendrá gran parte de ganado en una competición que premia los detalles como ninguna otra. El cara a cara del balón parado puede decidir el global de la eliminatoria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.