La fachada gótica del Palau de la Generalitat que da a la calle del Bisbe es la primera ampliación del edificio original ejecutada a principios del siglo XV, con el objetivo de monumentalizar la sede de la institución, que se había instalado en dos casas del antiguo Call o barrio judío. En esta fachada destaca el relieve de Sant Jordi, obra de Pere Joan y conocido como el astronauta por la forma de su casco, y un conjunto de ménsulas decorativas en forma de soporte de la tracería de lo alto de la fachada original. Y entre estas ménsulas sobresale el rostro de un hombre negro que es considerada la primera representación escultórica de un subsahariano en Barcelona.

Se sabe por antiguos documentos que esta fachada ya estaba construida en 1418, obra del arquitecto Marc Safont. Las ménsulas se considera que fueron esculpidas por varios autores y son una muestra de la sociedad barcelonesa de la época, representada por seres de todas las edades y condiciones, una variedad tipológica que, además, contribuye a romper la monotonía del conjunto.

Una de las ménsulas, de un tamaño ligeramente mayor que el resto, es la del rostro del citado ciudadano de origen subsahariano. Con toda probabilidad representa a un esclavo negro. Y es que la presencia de esclavos en Barcelona fue importante a partir del siglo X. Cobró aún más relevancia como consecuencia de la peste negra del siglo XIV, que causó una gran mortalidad en la ciudad y llevó sustituir mucha mano de obra por trabajadores forzados.

La fachada del Palau de la Generalitat en la calle del Bisbe es la primera ampliación del edificio original, ejecutada a principios del siglo XV La fachada del Palau de la Generalitat en la calle del Bisbe es la primera ampliación del edificio original, ejecutada a principios del siglo XV (Xavi Casinos)

El esclavismo en Barcelona

El puerto de Barcelona se erigió así como uno de los más importantes destinos del comercio de esclavos en el Mediterráneo. Se calcula que alrededor del 10% de los habitantes de la ciudad en las primeras décadas del siglo XV eran esclavos. La mayoría eran musulmanes, aunque también había una cantidad importante de origen eslavo.

Los subsaharianos eran minoría, aunque adquirieron cierta relevancia. Fueron antiguos esclavos negros los que precisamente crearon en 1455 la cofradía de libertos –cautivos que habían conseguido comprar su libertad– de Sant Jaume. Fue la primera que se constituyó en Occidente. Incluso participaron durante un tiempo en la procesión del Corpus.

El rostro de rasgos subsaharianos en una fachada del Palau de la Generalitat representa con toda probabilidad a un esclavo negro local El rostro de rasgos subsaharianos en una fachada del Palau de la Generalitat representa con toda probabilidad a un esclavo negro local (Xavi Casinos)

Es también a principios del siglo XV que la Generalitat crea la Guarda de Esclavos, que obligaba a los propietarios a asegurar a los cautivos contra el riesgo de fuga. El alto número de huidos hizo que la Guarda quebrara y tuviera una vida efímera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.