Como dice Joaquín Sabina, en Andalucía hay ruido, mucho ruido, demasiado ruido sobre un posible adelanto de los comicios autonómicos. La fecha oficial de las elecciones sería en torno a marzo del 2019, pero el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, está convencido de que Susana Díaz los adelantará. “Viendo su recorrido histórico, no me fío de ella”, aseguró en la última reunión de la ejecutiva popular, y acto seguido empezó a elaborar las listas de su partido.

Hasta el momento, Díaz se ha apoyado en su acuerdo con Cs, que, más allá de las diferencias por el impuesto de sociedades, le ha permi­tido un gobierno plácido durante estos años. Tanto que pudo dedicarse en cuerpo y alma a su fracasado intento de alcanzar la cima de los socialistas españoles. Pero es muy poco probable que la formación ­naranja apoye los presupuestos del año 2019, teniendo en cuenta que es año electoral y necesita fortalecer un perfil propio que de momento se encuentra al alza en España y también en Andalucía.

Juan Marín, el líder de Cs en la comunidad, rechaza de plano un adelanto electoral. “Tenemos presupuestos aprobados, hay estabi­lidad, crecimiento, creación de empleo…”, asegura. “Los rumores están propagados por Moreno Bonilla porque los sondeos dicen que cada vez le va peor el PP. Cuanto antes haya unas elecciones, menos votos perderá. Sería un verdadero dis­parate adelantar los comicios”, señala Marín.

Los socialistas desmienten que Díaz quiera elecciones, pero también lo negaban en el 2014 y las convocaron

“No voy a adelantar las elecciones, relájese porque estamos gobernando y trabajando”, respondía la presidenta andaluza al líder del PP en el último pleno del parlamento. Díaz destaca la estabilidad de su Gobierno, que ya tiene aprobados los presupuestos para este año gracias a su acuerdo con Cs. Adelantar las elecciones en estas condiciones requeriría de un enorme esfuerzo para hacer creíble la necesidad ante los ojos de la ciudadanía.

Sin embargo, no es imposible ese adelanto electoral, que se produ­ciría con toda seguridad si Mariano Rajoy sigue sin encontrar apoyo ­para los presupuestos generales del Estado de este año y empieza a plantearse la posibilidad de adelantar a su vez las generales. Díaz sigue convencida de que su marca personal es más poderosa que la marca PSOE en Andalucía. Al parecer, los socialistas manejan sondeos internos que así lo indican. “Ella es una ganadora por sí sola y no necesita apoyarse en Pedro Sánchez. Al revés, considera que el actual secretario general podría ser un lastre para ella en Andalucía”, aseguran fuentes socialistas. Sudores fríos les entran a los socialistas ante un panorama donde Sánchez y Díaz tuvieran que compartir campaña electoral.

De momento, nada parece indicar que los temores del PP tengan fundamento. Pero los precedentes dan la razón a Bonilla. En diciembre del 2014 Díaz negaba con la misma vehemencia que ahora la posibilidad de romper el pacto con IU y adelantar los comicios autonómicos. Tres meses más tarde los andaluces acudían a las urnas para revalidar el triunfo socialista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.