Ver un negativo de fotografías hoy en día es algo inusual. Algunos lo consideran incluso una reliquia. Para Oriol Querol es todo un enigma. El joven periodista afincado en Barcelona ha iniciado este domingo un juego de pistas que pronto se ha convertido en una de las historias virales de Twitter de estos días.

Con el mismo método con el que hace pocos meses, el escritor Manuel Bartual mantuvo en vilo a todo Twitter con su historia de ficción relatada minuto a minuto en la red, Querol ha desarrollado una pesquisa con el único pretexto de conocer la historia de los personajes que aparecen en un viejo negativo.

El elemento fotográfico en cuestión, según explica el joven periodista, estaba abandonado en una calzada de la capital catalana. A partir de este dato, y sin más información sobre la procedencia del negativo, comienza la búsqueda de Querol, quien en todo momento anima a los internautas de la red social a que le acompañen en esta investigación periodística.

Un día y 23 tuits después, el enigma del carrete de Querol continua sin ser resuelto. Sin embargo, a medida que pasan las horas, el interés de los internautas en Twitter aumenta y muchos interpelan al periodista dándole pistas y nuevos datos de valor sobre el negativo y los elementos que aparecen en las fotografías, ya reveladas por Querol.

Como pasó anteriormente con el cuento de ficción de Bartual, la narración detectivesca de Querol ha desarrollado un debate paralelo a la historia, en la que los internautas se cuestionan la veracidad de la búsqueda del periodista. Algunos incluso han llegado a vaticinar que el dueño del negativo es probablemente el mismo investigador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.