El director general de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, ha insistido este lunes en las “decisiones poco acertadas” de los conductores que quedaron atrapados en la AP-6. Una autopista que se convirtió en un caos al quedar retenidas miles de personas por las nevadas.

“Dentro de las múltiples causas están las decisiones poco acertadas de algunos conductores que, sabiendo y debiendo tener información sobre la nevada excepcional” decidieron viajar “sin cadenas” y “de noche”, ha insistido Serrano en una entrevista en la Cadena SER. Una intervención en la que ha matizado sus declaraciones de este domingo en las que culpaba a los conductores del caos generado en la AP-6 por su comportamiento “temerario y peligroso”.

El director de la DGT también se ha desmarcado de las responsabilidades por el caos generado por la gestión de las nevadas. En la línea de lo que aseguraron el Ministerio de Fomento y el Gobierno este domingo, Serrano ha apuntado que la empresa concesionaria de la autopista, Iberpistas (del grupo Autopistas, filial de Abertis), es la que tiene que responder sobre la gestión de la situación producida por la nevada. Serrano ha apuntado que la AP-6 es “una autopista de peaje que tiene su propio sistema de gestión” y que, por tanto, son ellos los encargados de explicar por qué llegó a producirse esa situación.

Sobre el dispositivo activado de cara a la nevada, Serrano ha asegurado que la DGT lo tenía “perfectamente preparado”, desde las quitanieves hasta los paquetes de sal, y que si la empresa concesionaria “hubiera necesitado algo”, tendría que habérselo notificado a la DGT. Algo, que según el director de Tráfico, no ocurrió. 

“La decisión de la gestión interna de la AP-6 no corresponde a la DGT”, ha insistido Serrano, que ha asegurado que no tiene pensado dimitir aunque su cargo “está a disposición del Ministerio”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.