La provincia a la que más acompaña la suerte en la tradicional Lotería de Navidad es Madrid. Hasta en 90 ocasiones a lo largo de los 200 años de historia del sorteo ha acogido ‘El Gordo’. Sólo Madrid ciudad se ha llevado 77 veces el gran premio, según la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado.

La capital tiene una estrecha vinculación con la Lotería navideña. Alberga desde la administración más famosa al lugar de celebración del sorteo.

Lugar del sorteo

La capital ha albergado durante décadas la celebración del sorteo navideño. Pero, pese a la cita del 22 de diciembre en el Teatro Real, no siempre ha sido el punto escogido.

En los más de 200 años de historia, los emplazamientos han sido diversos, desde el Ministerio de Economía y Hacienda al Palacio de los Consejos, pasando por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre o la Calle Guzmán el Bueno, donde se trasladó el sorteo en 1963.

En 2010 se comenzó a celebrar en el Palacio de Congresos. Una decisión motivada por la cantidad de gente que acude a ver el sorteo en directo, lo que generaba problemas de espacio. Hasta que cinco años después pasó a convocarse en la actual ubicación.

Doña Manolita: más de 100 años repartiendo suerte

La administración de lotería Doña Manolita realizó su apertura en el año 1904 en la calle San Bernardo, de la mano de Manuela de Pablo (Doña Manolita) y sus tres hermanas. Tras el fallecimiento de su fundadora en 1951, una de sus hermanas hereda el negocio, que lo legó a otra de las hermanas y ésta a su hijo, hasta que es vendida en 1987.

No es hasta julio de 1931, cuando la famosa administración se traslada al número 31 de la Gran Vía, donde aumenta su popularidad, hasta 2011, que se traslada a su lugar actual, el la céntrica calle del Carmen.

La popularidad de esta administración ha sido tal, que ha sido mencionada en sus canciones por artistas como Joaquín Sabina, en A la sombra de un león (1986), o Concha Piquer, en la letra de Mañana sale (1958).

Las semanas previas al sorteo de la Lotería de Navidad, las colas para comprar un décimo en Doña Manolita pueden durar hasta tres horas.

Los niños de San Ildefonso

Otra ubicación significativa en Madrid es el Colegio de San Ildefonso. Son los alumnos de este centro, conocidos por el mismo nombre, los que cada año cantan los números y premios desde que se celebró el primer sorteo navideño el 18 de diciembre de 1812.

Se trata de una de las instituciones más antiguas que, desde 1883, se encuentra en el madrileño barrio de La Latina, cuando se trasladaron desde la Carrera de San Francisco. 

Se fundó durante el reinado de los Reyes Católicos, a finales del siglo XV, por la Villa de Madrid y su función fue “hacer frente a las necesidades surgidas de las banderías y la peste del reinado de Enrique IV”, según el historiador José del Corral. Todos los gastos desde entonces corren a cargo del Ayuntamiento de Madrid.

Nacimiento de los décimos

Se trata de un pequeño billete de 11 x 6,5 centímetros, pero detrás de él hay un laborioso proceso. Es también en Madrid donde se imprimen los décimos para el sorteo de Navidad. Concretamente en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

La entidad utiliza complejas técnicas y estrictas medidas de seguridad. La impresión se lleva a cabo por fases. Se empieza por las partes fijas del décimo y posteriormente por los elementos variables, esto es, número, serie y fracción.

Más presente que nunca

El la línea de cómo se elaboran los deseados décimos, vuelve a aparecer la capital como protagonista. Esta vez gracias al Museo del Prado. En él se encuentra el cuadro la Adoración de los pastores, de Bartolomé Esteban Murillo, es la imagen que ilustra este año los décimos del sorteo de Lotería Nacional de Navidad.

Loterías comenzó a utilizar en 1960 escenas artísticas, literarias, científicas o deportivas de interés, reservando las de carácter navideño para el sorteo especial del 22 de diciembre como forma de propagación de la cultura relacionada con la religión católica, de la que España alberga una amplia variedad.

Deja un comentario