El Ayuntamiento de Madrid ha elevado al Tribunal de Cuentas el caso de la cuadra para caballos de Policía Municipal que el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón mandó construir en 2007, con un coste de más de un millón de euros para las arcas municipales, y que a día de hoy sigue prácticamente en desuso ya que contraviene las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana, tal y como el equipo del exalcalde conocía previamente. La documentación de este caso fue adelantada por Público el pasado mes de noviembre. 

El Consistorio, contactado por este medio, ha señalado que sus servicios jurídicos han decidido elevar el expediente completo disponible de Policía Municipal y el informe elaborado por la Subdirección de Auditoría de la deuda del área de Economía y Hacienda sobre este caso para que “determine si efectivamente ha habido mala praxis, irregularidades y/o negligencias a la hora de adjudicar y construir unas ‘caballerizas’ que nunca llegaron a utilizarse y que supusieron un gasto importante para el caudal público”. 

“Es la responsabilidad de una institución pública poner a disposición de un ente independiente su propia gestión ante cualquier sospecha de irregularidad para que, si se determinase que existe daño patrimonial para el Ayuntamiento, se pueda instar la correspondiente recuperación del daño contable”, señalan fuentes del Consistorio a Público

Una actuación “negligente”

El equipo de Alberto Ruiz Gallardón al frente del Ayuntamiento de Madrid se gastó un total de 1.012.557,07 euros en construir un destacamento policial en el Parque del Retiro que pudiera albergar caballos. El problema, tal y como denunció este periódico, es que el Consistorio conocía de antemano que la cuadra que iba a construir no podría ser utilizada ya que contravenía las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana al lindar con los límites del parque y estar a escasos metros de un instituto público. Además, la propia Policía Municipal informó negativamente sobre su construcción.

Destacamento policial en el Parque del Retiro de Madrid

Destacamento policial en el Parque del Retiro de Madrid

No obstante, a Gallardón y a su equipo les dio igual. Todo. En el año 2007 sacaron a concurso la obra pública que fue entregada al Consistorio en el año 2010. Desde entonces, la cuadra de cerca de 200 metros cuadrados nunca ha albergado a ningún animal. Según las fuentes policiales consultadas por Público, estas oficinas solo son utilizadas durante los turnos de guardia de los jueves, viernes y sábado.

Entre la documentación que obtuvo este medio se encuentra un documento interno del Ayuntamiento que analizaba de la siguiente manera la operación de Gallardón: “Se trata por tanto de una actuación negligente que abstrayéndose del estudio legal de la actividad que se pretendía implantar derivó en el malgasto de una importante suma presupuestaria, 1.012.557,07 de euros, sin alcanzar el fin previsto ni podérsele dar a la infraestructura un uso distinto al inicialmente previsto, dada su especialidad, quedando abocada únicamente al deterioro y la pérdida de la inversión”.

Por otro lado, un informe interno del Ayuntamiento también recogía que existía una “insuficiente justificación de necesidad de celebración del contrato”. El documento también señala que no existe constancia de los planteamientos o peticiones formuladas por el Área de Seguridad y Emergencias para la construcción de esta caballeriza. 

Dos informes en contra 

Según la documentación a la que ha tuvo acceso este medio, un consejero técnico del Consistorio informó al entonces subdirector general económico-administrativo Fernando Manzano San José de que la construcción de esta cuadra contravenía el apartado 3.4.4 de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. Este punto establece que “las instalaciones consistentes en establos, residencias y criaderos de animales en suelo no urbanizable común exige una separación mínima de 15 metros con los linderos de la finca, de 500 metros con lugares en que se desarrollen actividades que originen presencia permanente o concentraciones de personas, determinadas medidas del cerramiento y ciertas condiciones del sistema adoptado para la absorción y reutilización de materias orgánicas”.

Por otro lado, el entonces jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo Parralejo, firmó un informe remitido a la Coordinación General de Seguridad del Ayuntamiento en el que desaconsejaba la construcción de este destacamento policial. Monteaguado señalaba en su informe que “de llevarse a efecto la creación del citado destacamento, se agravarían aún más los problemas de la actual plantilla (…) que de por sí ya es muy ajustada, además de suponer un aumento de presupuesto y costes de mantenimiento”.

Por lo tanto, el jefe de Policía Municipal concluía el informe “pronuciándose de manera desfavorable” al proyecto del destacamento policial en El Retiro. Sin embargo, con todos los impedimentos en contra el Ayuntamiento de Madrid decidió continuar adelante con su proyecto y sacar a concurso público la obra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.