Iglesias preguntó a Aznar por Ramón Blanco Balín, supuesto gurú financiero de Correa, y por Álvaro Pérez ‘el Bigotes’, sacándole de quicio.

«¿Sabe quién diseñó el logo del PP? Álvaro Pérez, que trabajaba en la misma empresa que el señor Blanco Balín». El compareciente respondió que «tiene usted que respetar la verdad» y se desvinculó de esa relación.




El líder de Podemos consiguió sacar de sus casillas a Aznar, que le dijo en sede parlamentaria que «me parece un peligro para las libertades de España». Cuando Iglesias preguntó por los regalos que recibió su hija en la boda con Alejandro Agag, el expresidente recordó el nacimiento prematuro de la pareja Iglesias-Montero. «Familiarmente usted ha pasado unos momentos muy difíciles en las últimas semanas y le deseo lo mejor, que pueda superar para bien esos momentos difíciles. Sobre los regalos de la boda de mi hija no voy a hacer comentarios porque no era mi boda».




Antes de terminar, Iglesias recriminó a Aznar ser «el máximo responsable político de la corrupción del PP«. Una frase que el compareciente utilizó para reprochar al diputado que «usted ha venido hoy simplemente a decir eso. Pues ya lo ha dicho, felicidades señor Iglesias».




A continuación, el esposo de Ana Botella pidió a Iglesias que, «para ser una persona respetable, tenga el mínimo respeto por las cosas y con las personas y se responsabilice de lo que dice». Aznar le dijo que «su populismo no me impresiona ni mucho ni poco. No me impresiona nada». También echó en cara al de Podemos que «habla de volar las instituciones parlamentarias y la transición democrática. Usted que ha recibido millones de Irán, de Venezuela, que es incapaz de decir y destapar las dudas sobre si ha cobrado en paraísos fiscales y usted que tiene compañeros de partido que han sido expulsados de la universidad tendría que ser un poquito más contenido y respetuoso».

Para finalizar, Iglesias le contestó que había dado una imagen «patética» y le recordó que su objetivo es trabajar «para que en mi patria nadie se tenga que avergonzar de tener expresidentes como usted». Aznar no se calló: «Lo que a usted le avergüence me da absolutamente igual. No le voy a decir a usted lo que para mí significa que haya un partido que quiere destruir el régimen del 78 y tenga por referencia al gobierno de Venezuela e Irán. Enhorabuena, es difícil tener peores referentes».

ÚNETE AL TELEGRAM GUERRILLA 2.0