Pese a que estos últimos días han salido a la luz notables discrepancias sobre como afrontar la nueva legislatura tras el 21-D; el independentismo ha vuelto a actuar este viernes como una sola voz ante la decisión del Tribunal Supremo de desestimar el recurso de apelación del ex vicepresidente de la Generalitat y candidato de ERC, Oriol Junqueras, y por lo tanto, de mantenerlo en prisión preventiva. Y lo ha hecho para, de nuevo, mostrar su indignación y poner en duda la independencia judicial del Estado.

También han mostrado su postura contraria el entorno de los comunes y de Podemos, comenzando por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y de una manera mucho más matizada el PSC, que se ha limitado a considerar “desproporcionada” la medida del Alto Tribunal. Por el contrario, tanto PP como Cs han rehuido del debate y han vuelto a dejar claro que no comentan resoluciones judiciales.

Pero más allá de las reacciones políticas, cabe destacar de entrada la de su abogado, Andreu Van den Eynde, cuya única reacción en Twitter ha sido más que clara. “La presunción de inocencia cotiza a la baja”, ha asegurado el penalista que defiende a Junqueras. El abogado anticipó el pasado miércoles que si se descartaba excarcelar al exvicepresidente de la Generalitat, solicitarían su traslado a una cárcel catalana para que pueda asistir a los plenos del Parlament, tras revalidar su escaño como diputado en las elecciones del pasado 21-D.

Volviendo al panorama político, destaca la reacción del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, desde Bruselas. El candidato de Junts per Catalunya ha considerado que ya no se trata ahora de “presos políticos”, sino de “rehenes” y, desde su cuenta de Twitter, ha afirmado además que “hay un conflicto a resolver entre Catalunya y España” y ha añadido: “nosotros hemos apostado siempre por la vía pacífica y el diálogo”. “Las urnas han hablado tres veces inequívocamente y, pese a esto, -agrega Puigdemont- Oriol Junqueras es retenido en Estremera (Madrid), y los Jordis, y Quim (Forn), ya no son presos políticos, son rehenes”, ha concluido.

Como resulta, obvio, la indignación también ha sido total y absoluta en las filas de ERC, partido que preside Junqueras. El portavoz de los republicanos, Sergi Sabrià, ha lamentado “profundamente” la decisión del Tribunal Supremo, ha afirmado que “la cárcel preventiva no se sostiene jurídicamente”, y ha añadido que no ha sido una sorpressa para el partido porque, de nuevo, ha sido anticipada antes por los medios de comunicación que por vía judicial.

En la misma línea, la presidenta del Parlament y miembro de la lista de ERC en las elecciones, Carme Forcadell, ha lamentado que, tras esta decisión del Supremo, “llegarán los Reyes Magos pero cuatro padres no podrán estar con sus hijos”. El ex conseller de Exteriors, Raül Romeva, también ha sido claro: “Sin ningún motivo que lo justifique, se ha decidido mantener en la cárcel un hombre de paz. No es un error, es una indecencia”.

También desde el ámbito de ERC se ha pronunciado la secretaria primera de la Mesa del Parlament, Anna Simó, que ha afirmado que se trata de una “venganza” y ha añadido en un mensaje en Twitter que “la brecha emocional y política con el Estado se ensancha”. El también diputado en el Congreso Gabriel Rufián ha afirmado también en un tuit que a los “carceleros” los verán “algún día” frente a un “tribunal internacional de derechos humanos”.

Desde otros sectores del independentismo, también se han reiterado las muestras de rechazo a la decisión del Tribunal del Supremo. La coordinadora general del PDeCat, Marta Pascal, ha afirmado también en Twitter que “le llaman prisión preventiva pero es castigo a quien piensa diferente”. “No tenía ningún sentido cuando impusieron (la prisión) al vicepresidente, a los consellers y a los Jordis, y sigue sin tenerlo ahora que la mantienen para Junqueras. Basta!. Libertad presos políticos”, añade el tuit de Pascal. Desde la CUP, su jefe de filas Carles Riera ha manifestado su “dolor, rabia e indignación” por la decisión.

Fuera del independentismo, los comunes también han sido muy contundentes contra la decisión de los jueces del Alto Tribunal. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha tachado de “locura y sinsentido” la decisión, mientras que Xavier Domènech, candidato de Catalunya en Comú, ha hablado de perpetuación de una “injusticia”.

Por su parte, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, se ha limitado a expresar el “respeto como siempre” de su partido hacia las decisiones judiciales, como la que ha tomado el Tribunal Supremo sobre el líder de ERC, Oriol Junqueras. En declaraciones a la agencia Europa Press ha añadido que, sin embargo, su partido ha defendido desde el primer día que le parecía “desproporcionadas las medidas cautelares” de cárcel que se han impuesto contra los líderes soberanistas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.