El Ebro sigue su curso tras una noche de máxima alerta en Aragón por su aumento del caudal. El gobierno aragonés declaró el viernes por la noche la alerta máxima y desplegó 600 soldados y agentes de la Unidad Militar de Emergencias para contener el río.

Se prevé que el río desbordado pase Zaragoza esta tarde aunque ya ha causado algunas afectaciones en la zona. Este sábado a las 9:00 horas el tercer cinturón de Zaragoza (Z-30) ha quedado cortado a la altura de Vadorrey en uno de sus carriles de acceso a la ciudad, a causa de las filtraciones de la red de saneamiento.

Fuentes municipales han destacado que el corte ha obligado, además, a impedir el paso por la rotonda de Vadorrey, lo que impide a sus vecinos utilizar el cinturón para salir hacia la capital. Han advertido que, a medida que suba el agua y en función de la evolución de la avenida, “habrá que actuar” para hacer frente a las afecciones causadas por el agua a esta arteria de comunicación.

La crecida del Ebro es consecuencia del deshielo primaveral de los Pirineos y las intensas lluvias. Por el momento, el desbordamiento del río ha causado una víctima mortal, un pastor de Codos (Zaragoza).

Se espera que el aumento del caudal del Ebro llegue a su nivel más alto este fin de semana, tras provocar inundaciones en Novillas y amenazar ahora Aragón, Navarra y Zaragoza, que han puesto en activo los Servicios de Protección Civil así como militares. El pico más alto de la crecida llega este domingo y aunque las previsiones de los expertos son optimistas, el territorio continua en alerta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.