Miembros de las Fiscalías de España y de Alemania se reúnen este jueves en La Haya para intercambiar información sobre la posible entrega de Carles Puigdemont, reclamado por el Tribunal Supremo, según adelantó la agencia alemana DPA este miércoles. Fuentes de la Fiscalía apuntaron a La Vanguardia que en el encuentro en Eurojust intentarían reforzar a la Fiscalía alemana de cara a intentar la extradición del president cesado antes de que haya una resolución definitiva de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein.

“No nos han invitado a las defensas, que sería lo lógico. Lo comunicaremos a la justicia alemana”, apuntó este miércoles por la noche en el canal 3/24 Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont. La reunión “tiene por objeto escenificar, ante la desorientación de algunas esferas del Estado español en esta cuestión, que se están haciendo acciones contundentes”, añadió.

El encuentro en La Haya tendrá lugar a puerta cerrada y será totalmente confidencia”, por lo que no se espera que trascienda información sobre el contenido de la reunión. “Pueden hablar de lo que quieran. Pediremos las actas de la reunión”, apuntó el letrado del líder catalán.

La Fiscalía General del land alemán donde fue detenido Puigdemont solicitó que fuera extraditado a España por los delitos de rebelión y malversación de fondos de los que le acusa el magistrado Pablo Llarena, y pidió que siguiera en prisión por “riesgo de fuga”. No obstante, el tribunal regional decidió dejarle en libertad provisional mientras resuelve si finalmente le entrega o no a España y rechazó que fuera extraditado por rebelión. Además, no es seguro que el expresident sea extraditado por malversación.

Según explicaron fuentes fiscales a La Vanguardia la intención del encuentro es poder entregar a la Fiscalía alemana una batería de pruebas que demuestren que en el 1 de octubre hubo violencia que acreditaría un posible delito de rebelión. Según estas fuentes, el tribunal alemán se opuso a encarcelar a Puigdemont al considerar que no había pruebas de que esa violencia se hubiera dado. Sin embargo, todavía queda pendiente la vista por laque se decidirá finalmente si el expresidente catalán es entregado a la Justicia española y porqué delitos. La idea del Ministerio Público es que sus colegas alemanes puedan acudir a esa vista con pruebas e indicios que demuestren que tanto en los hechos del 20 de septiembre ante la Conselleria d’Economia como durante la votación del referéndum el 1 de octubre se produjeron escenas de violencia con las fuerzas de seguridad de Estado.

Entre esas pruebas se podrían exponer vídeos de aquellos días, fotografías de los daños materiales sufridos -como pueden ser los vehículos de la Guardia Civil destrozados- a los magistrados Martin Probst, Matthias Hohmann y Matthias Schiemann. También se les podría facilitar todos los atestados de la Guardia Civil, los escraches a los agentes, y las manifestaciones públicas de los principales dirigentes.

“El tribunal regional ya rechazó de forma inicial la rebelión y el delito de malversación no es de entrada inadmisible. Tendremos oportunidad de hacer alegaciones. Pero la rebelión ya está apartada”, apuntó. “Si se acepta la extradición, será entregado por malversación, aunque tenemos la esperanza de que no habrá extradición por malversación”, afirmó Alonso-Cuevillas.

El tribunal de Schleswig-Holstein había reclamado a nuestro país más pruebas de la malversación que indiciariamente se imputa al exmandatario catalán, y la Fiscalía usará ese pretexto para entregar pruebas de la rebelión que por la que Llarena a procesado a 13 líderes independentistas.

El tribunal regional alemán señaló en su resolución que los actos violentos producidos durante la jornada del pasado 1 de octubre pueden atribuirse a Puigdemont “en su calidad de iniciador y promotor” del referéndum. Sin embargo, añadían que “no pueden considerarse más notables en cuanto a su carácter, alcance y efectos” que los disturbios generados en Frankfurt en los 80 y no fueron suficientes para presionar al Gobierno español de tal modo que éste se viera forzado a “capitular ante las exigencias de los violentos”.

Sobre la malversación, señalaba el tribunal alemán que lo expuesto por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena “no satisface” las exigencias legales por no contender una “descripción suficiente” de las circunstancias en las que se produjeron los hechos . Por ello dieron a las autoridades españolas la oportunidad de enviar información complementaria a fin de poderse pronunciar de forma definitiva en lo tocante a esta imputación.

El juez Llarena abrió una pieza secreta separada para investigar la malversación en la causa del procés unos días antes de dictar el auto de procesamiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.