En el estado estadounidense de Nueva Jersey, decenas de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares durante una tormenta de nieve después de que una fuga de monóxido de carbono causara la muerte de una adolescente y la intoxicación de al menos 41 personas.

Más información, en breve.