Más del 60% de los españoles no sabe quién es Dolors Montserrat. La ministra de Sanidad es una de las grandes desconocidas del Gobierno de Mariano Rajoy, según el último Barómetro del CIS, pero ella no ceja en el intento de salir a la palestra aunque sea para entonar el “Donde dije digo, digo Diego”. Últimamente, la hemos visto rectificando decisiones previamente anunciadas, eliminando campañas publicitarias ya estrenadas o matizando declaraciones tras la presión de la opinión pública y los partidos de la oposición.

Éstas son las últimas polémicas en torno a la ministra más experimentada en el arte de recular.

016: cláusulas de quita y pon

En la primera semana de 2018, y recién acabado un año llamado a ser el de la erradicación de la violencia machista pero que ha dejado más de 50 víctimas mortales, salía a la luz que el 016, el teléfono para la violencia de género, asesoraría también a hombres sobre divorcios y custodia de hijos. Así lo recogía el pliego técnico que rige la contratación del 016 aprobado por el Ministerio de Sanidad el pasado 26 de diciembre. Los partidos de la oposición y las asociaciones de mujeres pusieron el grito en el cielo y, al día siguiente, el ministerio decidió rectificar. La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género anunció que retirará la nueva cláusula (que provocó “un equívoco”, según argumentó) ya que “nunca” fue su intención “desnaturalizar” los servicios del 016.

Campañas publicitarias que se hacen “por error”

“El 68,2% de los menores de edad ha consumido alcohol en el último año. Tras su consumo, se constata un mayor número de relaciones sexuales sin protección o no consentidas. Pero tranquila, tu hija seguro que no bebe ¿Verdad?”.

Imagen de la campaña del Ministerio de Sanidad.

Este era uno de los mensajes de la campaña Menores Sin Alcohol, una serie de carteles elaborados por el Ministerio de Sanidad que también hicieron saltar las alarmas entre los grupos de la oposición y los colectivos feministas por considerarlo machista y favorable “a la cultura de la violación”.

Abrumado por las críticas, y en unos meses marcados por el juicio sobre la violación múltiple de la manada y la campaña del #metoo para denunciar en las redes sociales casos de abusos machistas, el Ministerio de Sanidad acabó retirando la campaña de su web alegando que fue “un error”. 

El aumento del copago a pensionistas: sí, pero no

En enero de 2017, hace justo un año, la ministra de Sanidad señaló en una entrevista en RNE-Ràdio 4 que quería “revisar” el copago en los jubilados que cobran una pensión de entre 18.000 y 100.000 euros. “Deberíamos ajustarlo mejor. Quien más tiene debería pagar más”, sostuvo la ministra. Los partidos de la oposición pidieron explicaciones a Montserrat y rechazaron de pleno las intenciones de la ministra, que no tardó ni 24 horas en desdecirse y rectificar, esta vez, mediante su cuenta de Twitter. 

La ministra se volvió a retractar de sus palabras al día siguiente en Los Desayunos de TVE  y aseguró que el asunto no estaba en la agenda del Gobierno. Sin embargo, en una enésima vuelta de tuerca y a preguntas de los periodistas, no descartó estudiar en el futuro una posible subida para ese tramo de pensionistas.

200 millones para la Hepatitis C gracias a las protestas

La Plataforma de Afectados por Hepatitis C (PLAFHC) acusó en junio del año pasado a Montserrat de “romper la equidad en la sanidad” por haberse negado a recoger en los Presupuestos una partida de 200 millones de euros destinada a financiar nuevos tratamientos. La PLAFHC entregó 160.000 firmas para reclamar una inversión que la propia ministra había prometido pero que no figuraba ni en los borradores presupuestarios ni en la aprobación de los Presupuestos. Siete meses después de su toma de posesión, la ministra se tuvo que enfrentar a su primer consejo interterritorial, donde finalmente rectificó y anunció, sin especificar todavía la cuantía de la partida presupuestaria, una dotación para la Hepatitis C

Enfermeras con cofia y minifalda, médicos con fonendo

El Ministerio de Sanidad lanzó el pasado mes de abril una campaña en Youtube con el objetivo de aumentar las tasas de vacunación entre el personal sanitario. Sin embargo, el Consejo General de Enfermería denunció que el vídeo denigraba al colectivo “con una imagen anacrónica, machista y sexista de los profesionales”.

La campaña promocional muestra a una enfermera ataviada con cofia, falda corta y una jeringuilla en la mano, “una imagen simplista, reduccionista, sexista, machista y alejada a años luz de la realidad enfermera en España”, criticó el Consejo General de Enfermería. Por el contrario, el médico es representado con una bata, un fonendoscopio y una corbata. En este caso, la ministra no rectificó y el vídeo sigue disponible en Youtube.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.