El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, tres meses después de haber invitado a su par venezolano, Nicolás Maduro, a la Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima en abril, escribió en su cuenta de Twitter que la presencia de su homólogo “ya no es bienvenida“.

Esta decisión, según explica, la tomó en conjunto con el Grupo de Lima, compuesto por 14 cancilleres surgidos del seno de la OEA, con respaldo del secretario general, Luis Almagro, quien ha pedido sanciones para el gobierno de Maduro y que impulsó sin éxito la aplicación de la Carta Democrática contra Venezuela dentro de esa organización.

El constituyente y líder del chavismo, Diosdado Cabello, cuestionó la legitimidad del Grupo de Lima “para meterse en asuntos internos de Venezuela. Aquí no somos perritos falderos del imperialismo“, con referencia a la frase expresada hace un año por Kuczinsky, quien afirmó que América Latina era un “perrito simpático” para EE.UU.

En sus trinos, el mandatario peruano afirmó que la medida de excluir a Venezuela del encuentro entre jefes de Estado, que se realizará entre el 13 y 14 de abril, se basa en la Declaración de Quebec, que señala que cualquier “alteración o ruptura” del “orden democrático” en alguno de los países es un “obstáculo insuperable” para participar en la cumbre.

En Venezuela, según una resolución de la OEA del 4 de abril de 2017, hubo una “alteración inconstitucional del orden democrático”, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) desautorizara a la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, para ejercer sus funciones debido al desacato sobre una sentencia previa donde pedía la desincorporación de tres diputados opositores por presuntas irregularidades en su elección.

Otras declaraciones en Perú

El Grupo de Lima, la alianza diplomática de los representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, se reunió este martes para tratar el tema de las presidenciales del próximo 22 de abril en Venezuela. Tras el encuentro, los 14 cancilleres rechazaron la presencia de Maduro en la cumbre y señalaron en un comunicado leído por la ministra de Relaciones Exteriores peruana, Cayetana Aljovín, que las venideras elecciones presidenciales no serán “democráticas, transparentes y creíbles“, por lo que las consideran carentes de “legitimidad”.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) fijó para el 22 de abril los comicios presidenciales, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) pidiera adelantarlas, en respuesta a las más recientes sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) contra líderes de los poderes públicos venezolanos, que se unen a las de EE.UU. y Canadá.

Elecciones y oposición

La oposición venezolana y el Gobierno retomaron un proceso de diálogo, abierto desde el 2014, en septiembre del año pasado. Tras varios encuentros, y un acuerdo casi suscrito por las partes, según el jefe de la delegación gubernamental, Jorge Rodríguez, las conversaciones quedaron en un “receso indefinido“.

La discrepancia que evitó la firma del acuerdo, según la oposición, era precisamente el tema electoral. Las partes, en declaraciones a medios locales, coincidieron en fijar el 22 de abril como el día señalado, sin embargo el jefe del bloque opositor en las conversaciones mantenidas en la República Dominicana, Julio Borges, negó en una carta publicada en su cuenta de Twitter que hubieran alcanzado un preacuerdo.

En su opinión, Maduro, el candidato por el bloque revolucionario, “no acepta una verdadera elección presidencial porque sabe que la perdería“. Esta afirmación ha sido contrastada por el Gobierno, que atribuye la ruptura del diálogo a presiones desde EE.UU. y Colombia para que no se llevaran a cabo comicios en el país suramericano ante la poca certeza de que un contendiente opositor lograra el triunfo.

Sin acuerdo

Hasta ahora la coalición opositora no ha llegado a un acuerdo sobre si participará o no y sobre la forma de elegir a su eventual candidato, a pesar de que varios dirigentes han manifestado su voluntad de participar en los comicios.

El ala más radical ha afirmado que no postulará a candidatos porque considera que el proceso carece de transparencia.

En las tres votaciones celebradas en el 2017, donde participó casi la mitad del padrón electoral, el chavismo obtuvo una amplia mayoría. El proceso, ampliamente auditado, ha sido declarado como uno de los más confiables por los acompañantes internacionales.

Nueva gira de Borges

El diputado opositor Julio Borges anunció que llevará a cabo una gira por Argentina, Brasil, Chile, México y Panamá para “conquistar las condiciones que permitan unas elecciones libres”.

Angela Merkel con Julio Andrés Borges y Freddy Guevara en Berlín el 6 de septiembre de 2017.

Borges ya ha hecho una serie de recorridos por EE.UU. y Europa para pedir “acciones concretas” contra el gobierno de Maduro, quien lo ha señalado como uno de los principales promotores de las sanciones financieras contra Venezuela, catalogadas como “bloqueo económico”.

Este periplo estuvo precedido por el del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, quien visitó varios países de la región y expresó que aumentarán las presiones desde Washington para que el gobierno de Maduro “regrese al proceso democrático”.

Nathali Gómez

Deja un comentario