Susana Díaz y Pedro Sánchez no coinciden desde el comité federal del PSOE del 11 de noviembre, aunque en realidad los dos mandatarios han mantenido un distanciamiento que dura seis meses, desde la clausura del congreso regional del partido en Andalucía, que ratificó a Díaz en la secretaría general. El próximo martes, Sánchez regresa a Sevilla en su ruta de asambleas abiertas en las que trata de acercar su nuevo PSOE a la militancia, y ésta, precisamente, es la militancia más hostil con el madrileño y más fiel a Díaz.

Pero en esta ocasión los dos líderes -otrora rivales de las primarias socialistas- han hablado por teléfono para acercar posturas, para evitar una foto en la que el secretario general del PSOE pase por Sevilla sin que la líder andaluza lo reciba. La presidenta de la Junta estará junto a él en alguno de los actos que tiene previsto el madrileño en la capital, “no en todos”, porque coincide con la reunión del Consejo de Gobierno de los martes, pero sí “se ha puesto a disposición de lo que necesite Sánchez”, confirman fuentes próximas a Díaz.

Es la segunda vez que Pedro Sánchez recala en Andalucía para entrar en contacto directo con la militancia socialista. La primera vez fue en Granada, la semana pasada, donde presentó su propuesta de un impuesto a los bancos con el que recaudar dinero para sustentar las pensiones. La Junta y el PSOE andaluz se mostró molesta con aquella cita, porque desconocía (y desconoce) los detalles de la iniciativa, que guarda muchas similitudes con una tasa a los depósitos bancarios aprobado por el Ejecutivo andaluz en 2010, y porque aún reprocha a Sánchez que difunda la imagen de un PSOE más de izquierdas y más social, pasando de puntillas por el trabajo que hace en esa línea la Junta de Andalucía, la mayor institución que gobiernan los socialistas hoy por hoy. En su encuentro con la militancia granadina, Sánchez abrió el acto expresando su “orgullo” por el Gobierno de “la compañera Susana Díaz”, lo que fue entendido como un gesto para calmar las tensiones que les separan.

El encuentro entre Sánchez y Díaz se produce en un momento político complicado para el PSOE federal, al que todas las encuestas sitúan por detrás del PP y de Ciudadanos en intención de voto. Los socialistas, según los últimos sondeos de GAP3 para Abc y de Metroscopia para El País, habrían logrado frenar la sangría de votos (medio millón más respecto a las generales de 2016), pero seguirían siendo tercera fuerza. Aun así, la Ley Electoral permitiría al PSOE disfrutar de más escaños que Ciudadanos, aunque la formación naranja recabe un millón más de papeletas.

Victoria del PSOE en Andalucía, según las encuestas

En cambio, la situación es más prometedora para los socialistas andaluces, que han difundido este fin de semana un sondeo publicado en la prensa regional que vaticina la victoria del PSOE de Díaz en las próximas autonómicas, con un diputado más de los que ahora tiene (48), frente a la caída de su principal rival (PP), el debilitamiento de Podemos e IU y la mejora significativa de Ciudadanos, su socio de legislatura. De confirmarse, los socialistas lograrán sumar 40 años ininterrumpidos de gobiernos andaluces, un hecho insólito en Europa.

Díaz disfruta de una legislatura tranquila, con los Presupuestos aprobados y estabilidad política, sin necesidad de precipitar un adelanto electoral, del que paradójicamente habla más el PP y C’s que el PSOE. El dibujo que hacen las encuestas en Andalucía hace prever la consolidación del binomio PSOE-Ciudadanos, con la posibilidad de que los hombres de Albert Rivera entren en el próximo Consejo de Gobierno.

Sánchez, por su parte, ha logrado frenar la sangría de votos del PSOE a nivel nacional, pero según los sondeos también acusa, y mucho, el ascenso imparable de Ciudadanos. Los de Rivera crecen a costa del bipartidismo PP-PSOE, mientras que en Andalucía los de Susana Díaz parecen disfrutar de una distancia más holgada respecto a sus inmediatos seguidores. La presidenta andaluza no sentirá tanto en las urnas su alianza preferente con un partido de centro derecha como Ciudadanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.