Ángel di María no acudió ayer al entrenamiento del PSG. “Razones personales”, adujo el club parisino. La prensa deportiva francesa especuló sobre el destino del argentino, que no pudo valorar el cruce contra el Real Madrid, su antiguo equipo, en Liga de Campeones. La razón es que Di María estaba de incógnito en la Audiencia Provincial de Madrid siendo juzgado por un delito fiscal. Supo del cruce con el Madrid justo antes de entrar en la sala.

Fue un juicio rápido pues llegaba con la conformidad con la fiscalía y la abogacía del Estado. A cambio de una pena menor de dos años y de pagar unos dos millones entre cuota defraudada y multa, Di María saldaba por la vía rápida su acusación. Había cedido sus derechos de imagen a las mismas sociedades que Cristiano Ronaldo, Falcao, Carvalho, Coentrao…

Pasó entre una nube de cámaras a las puertas de la Audiencia de Madrid que no repararon en El Fideo

Di María pasó ante las cámaras que normalmente están apostadas ante la Audiencia Provincial de Madrid sin que nadie se percatase de su presencia. Al contrario que las declaraciones de Cristiano o de Jorge Mendes en instrucción, que han generado un enorme revuelo, su caso y el de otros futbolistas han pasado bajo el radar. Ricardo Carvalho por ejemplo fue juzgado sin apenas público.

Di María, que ya ha alejado de Jorge Mendes, fue defendido por otros letrados, David Aineto y Diego Artacho, que negociaron una conformidad rápida dejando fuera a los asesores, por lo que ni Mendes ni los abogados que crearon su estructura ‘offshore’ han tenido que declarar. El futbolista ha aceptado una condena de 16 meses de cárcel, cuyo ingreso en prisión ha quedado suspendido inmediatamente. Lo mismo hicieron antes con Mascherano en Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.