“Estaría bien que lo del ‘respeto mutuo’ aparte de proclamarlo lo practicaran. De entrada respetar la decisión en las u rnas de los catalanes”, ha escrito en su cuenta de Twitter el número 4 de la lista de Junts per Catalunya en las elecciones del 21-D.

Hasta seis presidente autonómicos han hecho mención de la cuestión catalana en sus intervenciones televisadas: Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla La Mancha, Extremadura y Galicia. Uno de los más contundentes ha sido, precisamente, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha pedido directamente “consecuencias políticas” por el proceso independentista aparte de las “consecuencias jurídicas inevitables”.

El sistema de financiación ha sido, de rebote, un tema también mencionado, y Feijóo ha reclamado que el nuevo sistema de financiación no beneficie especialmente en Catalunya. “La deslealtad no se puede premiar con financiaciones a medida o proyectos que no garantizan el respeto a la ley”, argumentó el líder de los populares gallegos.

Otro discurso que no ha pasado desapercibido ha sido el del presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, quien ha escogido unas dependencias del Monasterio de Sijena como escenario, haciendo uso de la técnica de incrustación de imagen. “La cuestión catalana es el mayor problema que tiene España y, seguramente, por vecindad, Aragón es la comunidad más afectada”, señaló en su intervención televisada.

Sobre el regreso de las obras religiosas que hasta hace poco se encontraban en el Museo de Lleida, Lambán aseguraba que esto “reforzaba la autoestima” de los aragoneses.

Desde Castilla-La Mancha, el presidente autonómico, Emiliano García-Page, también ha sido duro con el independentismo y aseguró que no estará al margen de la situación política en Catalunya: “No veré como algo ajeno lo que pasa en Catalunya. Están en juego nuestros derechos, nuestra sanidad, nuestra educación, nuestra financiación. Que nadie se engañe, a todos nos va el debate nacional”.

En la misma línea se pronunció el presidente de Asturias, Javier Fernández, quien ha avisado sobre el rechazo a supuestos “privilegios” que reclaman algunos territorios.

Desde Extremadura, Guillermo Fernández Vara ha querido agradecer el trabajo de la policía y la Guardia Civil en un año “complejo” para España por “el intento de sedición de algunos políticos de Catalunya”.

Y en un tono más conciliador se ha pronunciado la presidenta andaluza Susana Díaz, quien ha enviado un “mensaje claro y nítido de afecto y amistad” a todos los catalanes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.