Ningún año faltan a la cita. Judit Mascó y Vanesa Lorenzo son las madrinas por excelencia del centro Oxigen de Barcelona, 25 años embelleciendo a las barcelonesas y el preferido para dejarse mimar estas representantes del selectísimo elenco de modelos muy activas pasados los 40. No es fácil cumplir las expectativas de dos expertas en belleza y en cuya presencia física –más una buena dosis de carisma– articulan su negocio. “Su directora, Estrella Pujol, me ofrece credibilidad y mucho sentido común. Sabe escuchar y te trata de una forma personalizada. Y eso es muy importante: que no te vendan un producto porque está de moda”, afirma Judit. “Es dulce, cariñosa y generosa pero, sobre todo, muy profesional y con un equipo bestial”, asegura Vanesa.

Judit Mascó , de la mano de Estrella Pujol, directora de Oxigen. Judit Mascó , de la mano de Estrella Pujol, directora de Oxigen. (Llibert Teixidó)

Vanesa Lorenzo acaba de celebrar en las redes sociales el 40 cumpleaños de su pareja, el exbarcelonista Carles Puyol, con un “te amo infinito” que aún retumba en internet. ¿Cómo logran mantener la llama tras cinco años de relación? “Es difícil cuando hay niños en el hogar. Se trata de encontrar momentos para nosotros. Tenemos suerte de nuestro trabajo nos permite escapadas. Pero hay que buscar esos momentos”, confía a La Vanguardia con los ojos brillantes. Aunque el deportista se refirió a la modelo como “mi prometida” en Instagram, ella nos confirma que aún no ha habido petición de mano al modo tradicional ni están planeando su boda.

Vanesa ha sabido atraer a su mundo a Carles Puyol, al que a menudo enreda para dejarse fotografiar practicando complejas ‘asanas’ de yoga. “Carles hace otro tipo de deportes, durante muchos años hizo pilates mientras estaba en activo, pero a veces le engancho. El yoga no tiene edad y en mi opinión te conecta contigo mismo, con tus necesidades, te hace entender y aceptar tus limitaciones y te sientes con una fortaleza física que te ayudará a envejecer mejor”. Vanesa es madre de dos niñas –Manuela, de 4 y María, de 2– y es sincera al explicar cómo ser madre da un vuelco a la vida de cualquiera, también la de los más privilegiados: “La maternidad me ha cambiado por completo. Principalmente, por la renuncia a parte de mi trabajo, me guste o no. Aunque si renuncias de modo consciente y por un proyecto en el que crees, duele menos. Merece la pena”.

Preguntamos a Judit Mascó por el horizonte vital que cubrirá en algo menos de dos años, los ¿temidos? 50. No para ella: “Tengo mucha ilusión porque profesionalmente me está yendo muy bien. El próximo martes haré una presentación muy importante en Madrid y otra más en un mes y medio. ¡Es la pera que camino de los 50 siga viviendo de este trabajo y con clientes que son los que a mí me gustan, escogidísimos! A nivel personal. mis hijas se están haciendo mayores, me dejan tiempo para mí, para disfrutar de mis amigos, salir un poco más y no tener tantas responsabilidades. Y también ver cómo se convierten en adultas. Es una buena etapa”.

Judit tiene cuatro hijas y dos han alcanzado ya la mayoría de edad. No le entusiasmaría que se dedicasen a la publicidad como ella (la primogénita ya ha desfilado para Custo) pero tampoco les pondrá traba alguna. Aun así… Está convencida de que no es este su camino: “Lo que menos les gusta de mi trabajo es la repercusión mediática que tiene. La mayor ha hecho cuatro cositas de modelo y lo ha comprobado: no le gusta la repercusión”, matiza.

Mascó, que no es tan devota del yoga como su colega, sí es experta consumada en sacarse partido a su interior: “El tiempo pasa para todos. Yo creo que la naturalidad es buena, sentirte bien aquí dentro [se señala el pecho] hace que tengas ganas de cuidarte. Mucha gente piensa que hay que cuidar la fachada y se olvida de lo de dentro mientras que el entusiasmo y el sentido común te ponen bonita por fuera. Hay que vivir la vida y disfrutarla, todo con mesura. Saber ser agradecida con todo lo que pasa, también hace que estés contenta y eso también resplandece en la cara. El cómo te brillan los ojos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.