Los trabajadores de las urgencias del Hospital Universitario La Paz de Madrid han denunciado un nuevo colapso desde el medio día de este martes. Según denuncian a través de Twitter y en un comunicado, la de hoy es una “situación aún más grave que la saturación que viene siendo habitual” porque se ha producido mucho antes y porque, además, se han acumulado pacientes en los pasillos. Según denuncian, pese a que las urgencias tienen capacidad para 62 camas, este martes han acogido a 112 pacientes antes de la hora más crítica, que suele ser entre las 19.00 y las 20.00 horas.

Fuentes de la dirección del hospital han negado a Público que se trate de un colapso, ni siquiera de un “pico de actividad” como los registrados las últimas semanas. No obstante han reconocido que entre las 16.00 y las 17.00 horas ha habido una gran afluencia de pacientes, pero aseguran que el flujo ha sido constante y que se están ingresando en planta sin generar colapsos. “La situación no es peor que en otros momentos. Es la normal para esta época del año”, explica el centro. FOTOGALERÍA: El ‘martes negro’ en las urgencias de La Paz.

La versión del hospital dista mucho de la descrita por este colectivo de trabajadores. Según explican, desde las 17.00 horas hay “tres pacientes encamados que están siendo atendidos en el pasillo” de una de las salas de urgencias. Además, explican, no se están realizando pruebas radiológicas a los pacientes de la sala 2A y 2B que se encuentran encamados “al no haber espacio suficiente para acceder y sacar sus camas de las salas”.

A la misma hora, prosigue la “plataforma urgencias La Paz en lucha”, en la sala 1, con capacidad para seis camas, había 24 pacientes, y llegó a sobrepasar los 30 en torno a las 15.00 horas. En la sala 2A, también con seis camas oficialmente, había 22 pacientes y dos más en el pasillo, llegando a tener hasta 27. La sala 2B (seis camas), albergó 18 pacientes y uno más en el pasillo. La sala 3, de 18 camas, tenía 33 pacientes. La sala 4 (seis camas) alberga cuatro pacientes. “Ocho pacientes más han tenido que ser acomodados en la llamada sala de tránsito, sin tomas de oxígeno y con un total de cuatro enchufes”, denuncian.

Crisis de ansiedad de una trabajadora

Debido a la gran afluencia de pacientes y al reducido espacio y la falta de personal, explica este colectivo de trabajadores, “una trabajadora del turno de mañana ha sufrido un ataque de ansiedad y ha tenido que ser trasladada al box de traumatología para seguir con su jornada laboral, al encontrarse este menos saturado”. Una situación que ya se ha repetido en las últimas semanas.

La dirección del hospital reconoce que las urgencias están llenas, pero explica que se presta la asistencia adecuada a los pacientes y que se están tomando medidas: se han contratado más enfermeros y auxiliares y se están realizando obras para aumentar el número de camas. En concreto, una sala para urgencias de traumatología y otra que también se está acondicionando, han insistido. Aseguran que estas denuncias provienen de un colectivo concreto de trabajadores y aseguran que las fotografías no se ajustan a la realidad.

Deja un comentario