¿Debería Facebook separarse de sus otros grandes negocios?

[ad_1]

¿Se ha convertido Facebook en un gigante demasiado colosal como para que alguien le derrote? ¿está haciendo que esa autoconfianza le reste oportunidades de crecimiento? Hay quienes aseguran que Facebook debe separarse de sus otros grandes negocios cuanto antes, principalmente de Instagram y de WhatsApp, porque no están ayudando a que la red social crezca de la manera adecuada e incluso se está convirtiendo en un problema para lo que representa. Desde las oficinas de la empresa de Mark Zuckerberg no se visualiza de ninguna de las maneras una ruptura con los otros negocios, dado que están claros los motivos por los que se han llevado a cabo esas adquisiciones. ¿Pero quizá deberían ser más flexibles con lo que les dicen algunos de los especialistas del mercado?

Comenta un profesor de la Universidad de Santa Clara que el modelo de negocio de Facebook no tiene nada que ver con cómo llegan a los usuarios ni en qué decisiones toman en cuanto a incorporar novedades y más características a su servicio. Asegura que tiene claro que el modelo de negocio de Facebook consiste en identificar cuáles son las amenazas potenciales con las que se pueden encontrar y en vez de combatirlas realizar su adquisición para quitarse el problema rápidamente.

Le molesta que Facebook esté concentrándose en comprar y absorber en vez de mejorar, reforzar sus características, su privacidad, su seguridad y lo que ofrecen a los usuarios. Sobre todo porque es algo que puede derivar en grandes problemas futuros.

Hay diversos planes que podrían llevar a que Facebook se encuentre ante esta situación inevitable que apoyan los expertos. Entre las distintas ideas suena que el gobierno federal de Estados Unidos emita una demanda en la cual se argumente que Facebook está presionando tanto a su competencia que la ahoga sin dejarle oportunidad a crecer y darles respuesta. Esto llevaría a que la entidad tuviera que obligatoriamente aceptar acabar teniendo un tamaño más reducido separando sus negocios o realizando alguna operación de venta. En una situación más compleja que salpicaría a otras entidades está la situación en la que el congreso de los Estados Unidos emita una ley que afecte a los monopolios tecnológicos y que haga que este tipo de empresas tengan que esta más controladas o crear divisiones independientes.

Facebook en el móvil

¿Qué es lo que piensa Facebook? Esa es una pregunta a la que se podría responder con facilidad pensando en que ellos, por supuesto, no quieren saber nada de esto. El pensamiento generalizado es de molestia, porque a una empresa de esta magnitud y características, que ha desarrollado un crecimiento muy sólido tomando decisiones privadas, no le gusta que la obliguen a cambiar su rumbo. Desde Facebook argumentan que tener WhatsApp e Instagram bajo el mismo paraguas les permite tener más controlado el ciber-crimen, el spam y todos los problemas que se generan en servicios sociales y online. Además, en Facebook no creen que ellos estén tan tranquilos, dado que tienen muchos competidores, como es el caso de Snapchat, WeChat o YouTube, entre otros servicios.

¿Y qué posibilidades hay de que ocurra? ¿hay precedentes? Leemos en CNET que hubo algo similar en 1974 cuando se puso control al crecimiento de AT&T, aunque la medida que se implementó acabó por desaparecer ocho años después. En su momento tuvieron que dividir sus posesiones en distintas empresas para mantenerla bajo control. A Microsoft se la amenazó también con esto, pero la compañía de Windows apeló la decisión y terminó ganando. Por lo tanto, es poco probable que Facebook termine sufriendo este tipo de situación por mucho que sí se emita una demanda. Para los usuarios de Facebook podría ser un problema, dado que la intención de la empresa es de combinar con eficacia todos sus servicios a fin de que WhatsApp, Instagram y Facebook funcionen de una manera más integrada. Eso suena de forma muy positiva, pero si Facebook tiene que dividir sus empresas burocráticamente habrá obstáculos con los que no habían planeado encontrarse.

Es posible que la decisión de derribar a Facebook y presionarla para que termine dividiéndose se utilice como una maniobra política por parte de algún partido de Estados Unidos. Al final todo termina siendo cuestión de política o de dinero, por lo que no debería sorprenderle a nadie. En cualquier caso, las previsiones ahora mismo están en que es poco posible que lleguemos a ver cómo Facebook se tiene que dividir y perder ese factor de unidad que está intentando extender en los últimos años. Es verdad que amenazan con llegar a ser demasiado poderosos, ¿pero nadie está preocupado por ese mismo sentido en cuanto a la presencia de Google en Internet? Porque tendrán menos servicios que Facebook, pero todos sabemos quién es el Gran Hermano que nos vigila en la red. Y quizá sea ahí donde tengan que meter mano los políticos y no en Facebook.

Vía: CNET

Foto: edar

[ad_2]

Source link

Deja un comentario