¿Cuánto te cuesta anualmente tu cuenta bancaria?

[ad_1]

Seguramente este sea uno de los temas a los que menos le has prestado atención, pero que al final necesitarás saber con detenimiento. Son millones de personas las que confían en los bancos y por eso abren diferentes tipos de cuentas bancarias para guardar su dinero.

Y sí, aunque estos se hicieron para custodiar nuestros ingresos, cada año son más personas las que se dejan un buen porcentaje por su mantenimiento.

Primero debemos tener en cuenta que es el banco quien cobra lo que quiera por mantener una cuenta corriente. Esta normativa es la que le da carta blanca para que coloquen las comisiones que ellos mismos piensen oportunas, siempre y cuando cobren por los servicios prestados.

En España, por ejemplo, ya se está comenzando a emplear maneras para saber cuánto nos está costando nuestra cuenta anualmente. Sin necesidad de usar nuestros recuerdos y con calculadora en mano, ahora son los mismos bancos quienes están en la obligación de facilitarnos un Estado de Comisiones para estos casos.

Este es un documento anual -y además gratuito- donde el cliente podrá ver las comisiones que ha abonado.

Puedes ahorrar bastante durante el año

Ahora imagina esto: eres un usuario promedio, que abre una cuenta corriente en cualquier entidad bancaria. Junto a dicha cuenta solicitas tarjetas de débito y crédito. Y que cada vez al mes realizas unos 12 movimientos, operaciones que las personas hacen frecuentemente y cuya factura anual finaliza en cero.

Siguiendo este ejemplo sacamos las cuentas durante un año: el mantenimiento de la cuenta son unos 108 euros. Administración, unos 87,8 euros. Transferencias, un estimado de 85,92 euros. Tarjetas de débito y crédito unos 30,6 y 44 euros, respectivamente. En total, los cálculos dan unos 357,22 euros al año.

La mayoría de los bancos se encargan de aplicar tarifas especiales en sus cuentas, mientras que estas van cambiando en función de la vinculación y capacidad de negociación del cliente. Por si fuera poco, algunas otras cobran tarifas planas, las cuales en una sola comisión terminan englobando el precio de los principales servicios.

¡Deja de pagar comisiones!

La posibilidad de reducir la factura a ceros no es tan difícil como muchos creen. Para eso, y si queremos mantenernos como clientes del banco, lo primero que hay que hacer es negociar con ellos la exención de comisiones o pedir a cambio una cuenta gratuita.

Sin embargo, si lo que quieres es cambiar de banco las posibilidades son aún mayores. Muchos bancos ofrecen cuentas donde las tarjetas y transferencias son gratis. Son las bancas online las promotoras de que esas cuentas gratuitas y abiertas en todo el mundo sean posibles.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario