Cs confirma su distanciamiento del PP afeando su permisividad con la corrupción

La brecha existente entre Ciudadanos y PP en Madrid ha vuelto a agrandarse un poco más tras la espantada de los populares de la Comisión de Investigación sobre Corrupción. Un abandono que ha propiciado un agrio cruce de declaraciones por el que el portavoz naranja, César Zafra, ha contestado al consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, que “luchar contra la corrupción nunca es de tontos y siempre es útil”, después de que Garrido tachara a la formación naranja del “tonto útil de la izquierda”.

Así lo ha expresado Zafra a través de su cuenta de Twitter, al señalar el consejero que Ciudadanos es “el tonto útil de la izquierda”, tras criticar la formación naranja la salida del PP de la Comisión de investigación sobre corrupción.

“Ciudadanos no ha tenido intención de luchar contra la corrupción en Madrid, ha tenido intención de aprovecharse de la corrupción que cometieron otros que, por cierto, no están en este Gobierno. La intención que tiene es la de erosionar a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, y obtener más votos a costa de mentir y difamar que es lo que lleva haciendo lamentablemente durante mucho tiempo”, ha criticado Garrido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que se ha celebrado este martes en la Real Casa de Correos.

A este respecto, Zafra ha sostenido que sabe que para el PP “es difícil”, pero “luchar contra la corrupción nunca es de tontos y siempre es útil”.

A pesar de todo Ciudadanos ha vuelto a tender la mano y, en rueda de prensa en la Cámara regional, el portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha pedido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que “rectifique” y que se piense que el PP vuelva a la Comisión de Investigación de Corrupción Política.

El origen de la bronca se fijó hace en junio de 2017. Hasta entonces, los ataques de Ciudadanos se debían a la herencia recibida por Cifuentes, y ésta aceptaba las críticas mientras su imagen de renovadora estuviera inmaculada. Sin embargo el día que la presidenta regional tuvo que comparecer en la citada Comisión para dar explicaciones sobre el contrato de la cafetería de la Asamblea adjudicado al empresario Arturo Fernández siendo ella era vicepresidenta de la Cámara, el PP se sorprendió por la dureza de los ataques de su socio de investidura. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llegó a pedir su imputación por este asunto, pero el juez que instruye el caso Púnica no encontró pruebas que la implicaran en la presunta financiación ilegal de su partido y desestimó el requerimiento. Un movimiento, el del juez, que no sirvió para acallar las críticas públicas de Ciudadanos hacia Cifuentes.

Sin embargo, ahora hay un juez nuevo, Manuel García Castellón, y un fiscal jefe de Anticorrupción renovado, Alejandro Luzón -tras la dimisión de Moix al conocerse que disponía de una sociedad en Panamá-. Así que a la vuelta de verano, los investigadores decidieron reactivar la investigación por la adjudicación irregular al empresario Arturo Fernández, a su vez investigado por financiar irregularmente al PP de Madrid.

De hecho la UCO llegó a realizar hasta dos informes señalando la presunta comisión de los delitos de prevaricación y cohecho por parte de Cifuentes. En sus escritos, los investigadores explican que hay indicios que indican que la adjudicación de los contratos del servicio de cafetería, cocinas y comedores de la Asamblea de Madrid de los años 2009 y 2011, “pudo ser decidida de antemano”.

La relación entre ambos partidos se desgastó al conocerse la implicación de Cifuentes en la adjudicación irregular de la cafetería de la Asamblea regional cuando ella era vicepresidenta de la Cámara

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.