El futuro político de Cristina Cifuentes sigue siendo una incógnita, pero en el PP crece el sector de los partidarios de que Mariano Rajoy plante cara a Ciudadanos, que exige la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid por haber mentido sobre el máster presuntamente falso. Para el PP, Albert Rivera “se ha pasado de frenada”. Este sector de la dirección del PP hace diez días era minoritario, pero cada vez abarca a más gente. No obstante, Cifuentes recibió de nuevo fuego amigo. Esta vez por boca del ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, quien en una entrevista en El Mundo afirmó: “Yo no entiendo esa obsesión de Cifuentes por los títulos”.

Al margen de esta declaración, el sector de la dirección del PP que rechaza la dimisión de Cifuentes ha detectado, en el partido, pero también, según ellos, “en la sociedad”, un cambio de percepción respecto al caso de la presidenta madrileña. Un cambio de posición respecto al rechazo inicial a la líder madrileña que, según el PP, ha influido y mucho en que hayan surgido otros casos de políticos de diferentes partidos que han falseado sus currículums “y no se les exige nada”. El comité de dirección popular emplazó ayer a Ciudadanos a que exija la dimisión del diputado y candidato a la Generalitat Valenciana Toni Cantó, por haber dicho cuando militaba en UPyD que era pedagogo.

El vicesecretario del PP, Javier Maroto, hizo esta petición en rueda de prensa, en la que recordó también que Miguel Gutiérrez también parece haber engordado su currículum, al igual que el portavoz del PSOE en Madrid, José Manuel Franco, y preguntó a Cs si va a votar una moción de censura defendida por Franco.

Montoro se desmarca de la presidenta y señala que no entiende su “obsesión por los títulos” universitarios

En las filas conservadoras hay una reacción de autodefensa porque, apuntan varias fuentes, “la gente está muy harta de la dobla vara de medir” que se está teniendo: dura con el PP y manga ancha con los demás partidos. A eso se suma el malestar en el PP con la actitud de Cs. Quieren demostrar a los liberales que las “decisiones en el PP las toma el PP, no las toma Cs porque lo diga Rivera”. Motivo por el que lanzan otro mensaje: Si finalmente Cifuentes dimite “el PP decidirá su sustituto, no Ciudadanos, que lo que puede pedir es que se cumpla el acuerdo de legislatura”.

Tal es el enfado con el partido de Rivera que en el PP incluso hay un sector que está dispuesto a llegar hasta el final, aunque el PSOE se haga con la presidencia de la Comunidad, “porque nos dan el discurso” aunque en la dirección popular se mantiene que “tendremos el discurso, pero no la Comunidad de Madrid”.

Este cambio en la posición del PP, cuando Cs creía tras sus conversaciones con dirigentes populares que la dimisión de Cifuentes era cuestión de días, no ha ablandado la posición de Rivera. Ayer el líder ­liberal volvió a avisar al presidente del Gobierno que si mantiene su ­inmovilismo y conserva a Cifuentes no tendrá más remedio que apoyar la moción de censura que impulsan PSOE y Podemos. En este sentido, Inés Arrimadas, portavoz nacional de Cs, no descartó que el socialista Ángel Gabilondo “acabe siendo el presidente interino” lo que resta de legislatura.

“Mentir en el currículum es reprochable, pero lo de Cifuentes es una trama de corrupción”, subrayó Rivera. El dirigente liberal dijo “entender” que el PP, al verse acorralado, haya puesto en marcha el “ventilador” para tratar de perjudicar a otros dirigentes de otros partidos, pero avisó: “Si piensan que una trama de corrupción tiene algo que ver con mentir en el currículum, se están despistando”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.