La ministra de defensa, María Dolores de Cospedal, ha llegado esta tarde al Líbano para pasar 24 horas con las tropas desplegadas en la localidad de Marjayún, en la frontera con Israel. Se trata del habitual viaje navideño que realiza el titular de Defensa, que en esta ocasión ha elegido la misión en el exterior que cuenta con más soldados desplegados, 630, de los 2.501 efectivos militares y Guardias civiles que España mantiene en 16 misiones por todo el mundo. Este contingente total, que el Consejo de Ministros autorizó el pasado viernes que continúe en 2018, convierte a España en uno de los países de la comunidad internacional más comprometidos con la seguridad y con la defensa activa de los “valores democráticos frente a los enemigos que amenazan nuestra libertad y nuestra forma de vida”, según la autorización aprobada por el Gobierno.

Cospedal, que fue recibida a su llegada a Beirut por el ministro de defensa libanés, ha variado el formato de las visitas a las tropas, y en esta ocasión, tras aterrizar en Beirut en un avión de la Fuerza Aérea española, se ha desplazado a la Base Miguel de Cervantes, en la localidad de Marjayún, al sudeste del Líbano, donde comparte a esta noche una cena informal con los soldados, tras lo cual pernoctará en la base.

Desde 2006

Una de las misiones exteriores más largas del Ejército español y la que tiene más soldados desplegados

Mañana, la ministra de Defensa, acompañada por su homólogo libanés, compartirá también desayuno con los soldados, y visitará tres de las posiciones que custodia el contingente español, una de ellas, donde murió el último soldado español fallecido en la misión en Líbano, el cabo Soria, en enero de 2015, al ser alcanzado por disparos del Ejército israelí. En total son 15 los soldados fallecidos en la misión desde que España llegó al Líbano en septiembre de 2006, lo que la convierte en una de las misiones más largas de las que han participado las tropas españolas. Otros seis militares fallecieron en un atentado terrorista cerca de la base Miguel de Cervantes de Marjayún.

Aunque la misión en Líbano es la más numerosa de las que mantiene activa España, con 630 soldados, el Gobierno está dispuesto a incrementar el número de efectivos durante el año que viene, hasta un contingente de 1.100, el máximo que está autorizado por el Congreso para esta misión, si España asume el mando de la misión, como ya ocurrió hace unos años, y el Gobierno está dispuesto a ofrecer su candidatura para liderar al contingente que agrupa a 40 países de todo el mundo.

La Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL), tiene como principales misiones las de vigilar el cese de hostilidades entre el grupo terrorista Hezbolá e Israel, y acompañar y asistir a las Fuerzas Armadas Libanesas en el sur del país y a lo largo de la separación entre ambos países por la denominada “Línea Azul”. También garantiza el acceso humanitario a las poblaciones civiles y el regreso voluntario y seguro de las personas desplazadas. En la actualidad la misión está formada por 10.662 militares, pertenecientes a 40 naciones, siendo los principales contribuyentes Indonesia, Italia, India, Ghana, Nepal, Malasia, Francia y España.

Desde que España llega a Líbano, en septiembre de 2006, han pasado por la misión 23.700 militares, que han realizado 155.000 patrullas tanto en vehículo, como a pié, a lo largo de la frontera entre Líbano e Israel, y han recorrido más de 20 millones de kilómetros. El contingente español ha desactivado 4.400 minas en las 1.423 misiones de desminado realizadas hasta la fecha, sobre una superficie de 456.000 metros cuadrados. Ha atendido a 20.000 civiles en las instalaciones médicas de que dispone, ha realizado más de 645 proyectos de mejora de las infraestructuras, y ha dado clases de español a 5.800 alumnos del programa Cervantes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.