La ministra de Defensa no se ha andado con rodeos en su discurso durante la celebración de la Pascua Militar de este sábado. Un discurso en el que tradicionalmente el responsable de esta cartera hace un balance del año anterior y presenta los proyectos para el nuevo año. Sin embargo, María Dolores de Cospedal ha puesto el foco en la “guerra de la desinformación”, que ha sido protagonista de múltiples noticias a raíz de las últimas elecciones en EE.UU., el referéndum del Brexit o la crisis en Cataluña, siempre con la sospecha de las injerencias rusas detrás.

Copsedal ha advertido de “la amenaza que las campañas de injerencia y desinformación o el uso delictivo del ciberespacio suponen para la Defensa Nacional y para el propio ciudadano”, y ha calificado las noticias falsas en internet y las redes sociales como “un nuevo campo de batalla” en el que se busca “manipular a la opinión pública”. “No debemos llamarnos a engaño, esas injerencias externas solo pretenden desestabilizar los países y llevarlos a un clima más propicio” para intereses extranjeros, ha sentenciado.

Alerta, pues, de que esta “nueva forma de enfrentamiento” constituye “uno de los dominios más peligrosos” y “uno de los retos más importantes” para la seguridad, por lo que es fundamental “la labor conjunta y coordinada de toda la comunidad de inteligencia”.

“No hay particularismo” capaz de quebrar la cohesión de España

Durante su discurso, la ministra ha afirmado que “no hay particularismo capaz” de quebrar la vocación de España de emprender los retos como una nación “cohesionada, abierta, vertebrada y plural”.

Sin hablar expresamente de la situación en Cataluña, la ministra ha reiterado el compromiso “sin reservas de las Fuerzas Armadas con la unidad y el futuro de España”.

“Todos y cada uno de nuestros militares han decidido dedicar sus vidas profesionales a custodiar y proteger nuestra esfera de libertad: la que marca la línea divisoria entre la democracia y la arbitrariedad”, ha sostenido.

Cospedal ha recordado el 500 aniversario de la vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano bajo los auspicios de la Corona de España que se conmemora este año.

A su juicio, aquel “momento estelar” con el que España dio sus primeros pasos como “una aspiración de vocación global” representó “una visión pionera entre las grandes naciones” que ha de inspirar “en las horas de incertidumbre y dificultad”.

“Aún poseemos todo aquel caudal de energías, aquella determinación que marcó para siempre nuestra identidad. Desde cualquier perspectiva, hemos recuperado nuestro tono vital. Lo hemos hecho en estos últimos cuarenta años irrepetibles: un largo trecho en la vida de un hombre, apenas un suspiro en nuestra larga historia como nación”, ha destacado.

Ante las nuevas metas en común que aparecen en el horizonte, Cospedal ha asegurado: “No hay particularismo capaz de quebrar nuestra vocación de emprenderlos unidos, y de proyectar al futuro la continuidad histórica de España como nación cohesionada, abierta, vertebrada y plural”.

La ministra ha transmitido ese mensaje durante su discurso en la ceremonia de la Pascua Militar, presidida por Felipe VI en el Palacio Real en compañía de su padre, don Juan Carlos, como homenaje por su 80 cumpleaños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.