El expresidente de Ecuador Rafael Correa ha asegurado que problema de Catalunya “no se va a resolver con un enfoque judicial” sino mediante la vía democrática, según ha dicho. “Creo que, evidentemente, el problema de Catalunya es político y no se puede enfocar desde un punto de vista judicial”, ha dicho Correa en una entrevista en el programa de El Suplement de Catalunya Ràdio recogida por Europa Press.

El expresidente ecuatoriano ha considerado que el problema catalán “fue mal manejado”, y ha dicho que se debe llegar a acuerdos que se aprueben a través de las urnas. Asimismo, ha comparado lo que pasa en Catalunya con la consulta que Ecuador realizó “para aprobar leyes retroactivas” y que se hizo fuera del marco constitucional, en sus palabras. “Si hubiera ocurrido en España hubiera sido noticia mundial”, ha dicho, porque “el gobierno se apoderó de todas las funciones del Estado”.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, se reunió este viernes con Correa y, en un apunte en Twitter recogido por Europa Press, Torrent afirmó que hablaron sobre la “necesidad de resolver los problemas políticos democráticamente”.

Ha negado conocer al expresidente catalán Carles Puigdemont, después de que se dijera que eran vecinos en Bélgica, donde actualmente reside el político ecuatoriano, pero ha dicho que le gustaría hablar con él y preguntarle, ahora que hace entrevistas para un programa de televisión, “por su visión y su estrategia”.

Regaña a Assange por comprometer a Ecuador

Correa también ha criticado que Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace años, “interfiera” en cuestiones internas de un país como España. Así, ha comparado, a él no le gusta opinar “de los problemas internos de un país” porque le parece “una falta de respeto” y que solamente responde cuando le preguntan directamente.

Aunque no sigue por las redes sociales a Assange, rechaza su política opinativa: “No me parece correcto que siendo un asilado en nuestra embajada interfiera en problemas tan delicados y en cuestiones internas de un estado, es indelicado”. “La política exterior de Ecuador siempre se ha caracterizado por ser muy respetuosa”, ha apostillado.

Una “época de oro” latina

Durante la entrevista, ha afirmado que “el mundo lo domina el capital, estamos bajo el imperio del capital y ese es el desafío no solo de la izquierda, sino del humanismo, de la humanidad entera”. Con respecto a los años en los que gobernó su país y tuvo contactos con otros gobernantes de izquierdas latinoamericanos, desde Hugo Chávez en Venezuela hasta José Mújica en Uruguay, ha mantenido que fue una “época de oro en América Latina”.

A su juicio, con todos esos gobernantes –entre los que también ha citado a Evo Morales, Michelle Bachelet, Tabaré Vázquez o Néstor Kirchner y Cristina Fernández– se consiguió “un cambio radical, profundo y rápido de las estructuras vigentes”. “Tal vez el error fue pensar que era irreversible y ha sido bastante frágil”, ha asumido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.