El alcohol es tóxico, pero también se produce en tu intestino de forma natural, así que tu hígado sabe cómo deshacerse de él

El alcohol no engorda más que las grasas. El problema es que casi nunca tomamos alcohol solo.

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR | ¿Cómo sobrevivir a las cenas de Navidad?

Deja un comentario