A finales de febrero el ministerio de Fomento anunció el anhelado proyecto para soterrar las vías del tren en l’Hospitalet de Llobregat. El ministro Iñigo de la Serna prometió esconder las dos líneas que cruzan la segunda ciudad de Catalunya, tanto la de Vilanova como la de Vilafranca, gracias a una inversión de 608 millones de euros costeada íntegramente por Adif.

Si esta vez las promesas del Gobierno no caen en saco roto como en otras ocasiones, la obra debería empezar en 2020 para acabar en 2025 o 2026, afectando a un tramo superior a los seis kilómetros. ¿Qué hacer con el espacio que se gana con las desaparición de las vías? La Vanguardia ha invitado a los diferentes grupos municipales de l’Hospitalet a formalizar sus primeras propuestas.

La cobertura de las dos vías que cruzan L'Hospitalet de Llobregat permitirá recoser casi toda la ciudad La cobertura de las dos vías que cruzan L’Hospitalet de Llobregat permitirá recoser casi toda la ciudad (Infografía / La Vanguardia)

PSC: coser la ciudad con un concurso de ideas

“Lo que debemos hacer con el soterramiento de las vías es coser la ciudad”, asegura la alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín. La líder del PSC apuesta por “unir los barrios” que actualmente están divididos por una frontera física como el paso de los trenes. “Es un cambio muy esperado pero que cuesta de imaginar”, reconoce después de décadas esperando.

La primera idea del PSC sería hacer un “concurso de ideas” sobre qué hacer con los espacios que se ganan, conscientes de que no todo el terreno tiene las mismas características. Por ejemplo, en algunos puntos se deberá superar un desnivel bastante pronunciado si se pretende unir los dos extremos actualmente separados por las vías. Por lo tanto, idean a sabiendas de que algunas obras no serán sencillas.

Imagen de un tren de Rodalies a su paso por un puente cerca de la estación de metro de Santa Eulàlia a pocos metros de la zona donde las vías se cubrieron en Sants. Imagen de un tren de Rodalies a su paso por un puente cerca de la estación de metro de Santa Eulàlia a pocos metros de la zona donde las vías se cubrieron en Sants. (David Airob)

“Deberemos convocar a la ciudadanía para que exprese su opinión, pues son los vecinos los que han sufrido las vías durante tantos años”, agrega la alcaldesa de l’Hospitalet, dispuesta a hacer un proceso de participación. “Puestos a imaginar, yo me imagino espacios verdes”, prosigue dejando volar su imaginación.

Ciutadans: esponjar las zonas densas

El plan de Ciutadans, fuerza mayoritaria de la oposición con cuatro concejales, pasa por tres principios rectores. El primero es “vincular las posibles operaciones inmobiliarias que se puedan generar a un esponjamiento de las zonas más densamente pobladas de la ciudad”, explica su portavoz, Miguel García. Es decir, que en caso de que se hagan inmuebles sirvan para realojar a vecinos de los barrios de la zona norte, donde entre otros está La Florida, la barriada más densa de toda Europa.

“No estamos dispuestos a que el soterramiento de las vías se convierta en una herramienta de especulación inmobiliaria que incremente la densidad y el modelo de ciudad a dos velocidades que genera Núria Marín”, argumenta García. “El soterramiento debe afectar positivamente a toda la ciudad”, sentencia.

Además, desde Ciutadans se propone “trazar vías que articulen la ciudad” y, por último, “crear nuevos espacios verdes”.

Canviem L’H: repensar la ciudad

Canviem L’H, el grupo municipal que une ICV, EUiA y Pirates, plantea aprovechar el soterramiento de las vías para “repensar la ciudad a largo plazo”. “Debemos rediseñar l’Hospitalet a nivel global, ganando espacios abiertos”, considera su portavoz, Ana González. “Siempre hemos crecido a base de especulación, debemos no volverlo a hacer”, opinan en Canviem L’H.

“Sólo aceptaríamos la construcción de más pisos si sirve para realojar vecinos de las partes más densas”, advierten desde este grupo municipal. “Somos una de las ciudades más densas de Europa, en la zona norte es angustiante, hay muy pocos espacios libres”, remarca Ana González.

González y sus compañeros apuestan por trabajar “contando con la participación ciudadana, decidiendo de manera colectiva” y se pretende aprovechar la oportunidad para crear “equipamientos públicos necesarios”.

Un tren de Renfe se dirige hacia Bellvitge con Hospitalet al fondo. Foto David Airob Un tren de Renfe se dirige hacia Bellvitge con Hospitalet al fondo. Foto David Airob (David Airobl)

Por último, Canviem L’H afirma que el anuncio del ministerio de Fomento deja “obsoleto” el PDU de Granvia-Llobregat porque “no está vinculado al soterramiento y ya no tiene razón de ser”, apuntan sobre el importante proyecto de transformación urbanística.

PP: espacio para los vecinos

El PP augura que el soterramiento de las vías en l’Hospitalet comportará un “gran avance para la ciudad”. “Es un momento largamente esperado y reivindicado que permitirá una futura transformación urbanística para unir a los barrios afectados beneficiando la comunicación y la interrelación entre ellos”, describe su portavoz, Sonia Esplugas.

Los populares apuestan porque esta transformación se base en “ganar espacio a disposición del ciudadano”. Para ello reclaman la creación de “espacios verdes y de recreo”, según Esplugas.

Por último, el PP pide que los cambios producidos por el soterramiento pasen también por “el diálogo, el consenso y la implicación de todos los grupos políticos, entidades y asociaciones”. “Queremos construir entre todos un proyecto integrador y referente”, sentencian los populares.

ERC: una rambla ciudadana

ERC opina que lo primero que se debe hacer para configurar los espacios que dejarán de ocupar las vías es “dar voz a la misma gente que ha sufrido la división artificial de la ciudad”. “Deben ser ellos los que decidan cómo unir los barrios”, declara el portavoz republicano, Antoni García. “Hay que abrir más la comunicación entre barrios y aprovechar las oportunidades que se presentan en cada tramo”, agrega.

Entre las ideas que baraja ERC destaca la creación de un “paseo o rambla” que contenga “carril bici, zonas verdes para corregir el exceso de hormigón, zonas de juegos infantiles y circuitos deportivos”. Por otro lado, los republicanos recuerdan que l’Hospitalet necesita equipamientos y que “a veces no es fácil encontrar espacios disponibles”. Por eso quieren utilizar los metros cuadrados que se recuperen para crear “residencias de gente mayor, casales para jóvenes, centros cívicos y hoteles de asociaciones”.

A lo que se niegan es a “desaprovechar el nuevo espacio recalificándolo para promociones privadas de pisos u hoteles”, arguye Antoni García.

PDECat, pulmones verdes

El PDECat coincide en que es la “ciudadanía la que debe decidir lo que se hace con los nuevos espacios”, declara su portavoz único concejal, Jordi Monrós, que ya ha sido escogido como próximo alcaldable.

“No obstante, tenemos una oportunidad de oro para esponjar la ciudad y dotarla de pulmones verdes”, añade Monrós, que se propone “luchar contra la alta densidad de población”. Los antiguos convergentes plantean también la necesidad de construir “equipamientos sociales”.

“Un espacio donde se puedan realizar actos y espectáculos de ocio como teatro, conciertos y recitales al aire libre dentro de un entorno verde y amable”, ponen como ejemplo de sus propuestas.

CUP-Poble Actiu, urbanismo amable

Como todos los grupos municipales, la CUP-Poble Actiu también reclama “procesos de participación”. En este caso, los anticapitalistas especifican que se deben hacer “barrio a barrio” para “analizar las necesidades específicas de cada territorio”, detalla su portavoz, Khristian Giménez.

“Los nuevos espacios públicos deben contribuir a reducir una densidad urbanística insoportable”, considera Giménez, que apuesta por un urbanismo “amable” con espacios “peatonales” para “conectar barrios separados”.

“Estamos a favor de un urbanismo feminista, inclusivo y humano: pensado para los vecinos. Estamos en contra de la especulación, de la segregación urbanística y de la ciudad escaparate”, zanja Khristian Giménez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.