Desde el pasado 15 de marzo está disponible la aplicación para móviles que la Agencia Tributaria ha puesto en marcha este año para facilitar la presentación de la declaración de la renta. Como ya contamos en La Vanguardia, desde ese día están disponibles los datos fiscales que Hacienda tiene sobre cada contribuyente y, por tanto, los que utiliza para hacer la Declaración.

A partir del 4 de abril estará disponible en el portal especializado Renta Web y también en la aplicación móvil la opción de solicitar el tradicional borrador. Como todos los años para acceder a el habrá que identificarse de forma segura vía número de referencia, cl@ve PIN o certificado electrónico.

Revisar la información más nueva

El borrador al que se accede deberá estar configurado con la información que Hacienda recibe sobre cada contribuyente de los distintos organismos públicos, empresas, fundaciones, oenegés, etc.

Esta variedad de fuentes propicia que cuando hay algún cambio reseñable en la actividad del contribuyente no siempre esté reflejado en el borrador.

Los errores pueden ser múltiples e incluso aleatorios, por ello es recomendable revisar con detenimiento el borrador. Eso sí, poniendo especial atención en algunos apartados que tradicionalmente han sido identificados como imprecisos.

Es el caso de deducción por el mínimo personal y familiar que varía cuando el contribuyente se ha casado o divorciado. También afecta la llegada de un nuevo hijo a la unidad familiar o la pérdida por defunción de algún miembro.

Contribuyentes en una oficina de la AEAT en campañas anteriores Contribuyentes en una oficina de la AEAT en campañas anteriores (Ana Jiménez)

Tampoco suele ser habitual que el borrador recoja la condición de discapacidad del contribuyente o algún miembro de la familia si esta se ha producido en el mismo año.

Si hay cambio de domicilio habitual también hay que cotejar ese dato.

Los datos referidos a los rendimientos del trabajo no suelen presentar errores, puesto que las empresas los remiten directamente al Fisco. Pero conviene revisarlos sobre todo cuando se ha tenido más de un pagador.

Atento si se compró casa en 2017

No ocurre lo mismo con las imputaciones de renta que se anotan cuando se adquiere un inmueble en el año fiscal correspondiente. Hacienda tiene los datos pero ese primer año no suele incluirlo en la declaración, en caso de que así sea, debe ser el propio contribuyente quien subsane ese lapsus.

También tiene Hacienda los datos de las ayudas recibidas cuando se compran coches que cumplen con los requisitos del plan PIVE, pero no está demás cotejarlos.

Especial cuidado hay que tener también cuando se recibe una subvención. Su cuantía tributa aunque al Fisco se le suela ‘olvidar’ incluirla en le borrador.

En la misma línea, hay que revisar con atención que se hayan incluido deducciones por maternidad cuando la contribuyente haya sido madre, en este caso en 2017.

Muy atentos a las deducciones autonómicas

En años anteriores se han detectado errores en los datos que reflejan las aportaciones de los contribuyentes a los planes de pensiones, sobre todo cuando han sido hechos por el cónyuge. Según recuerdan los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) la legislación vigente permite una rebaja de la base imponible con un máximo de aportación de 8.000 euros por persona o un máximo del 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas. Además, otros 2.500 euros al plan de pensiones del cónyuge cuando los rendimientos del trabajo o de actividades económicas de éste no superen los 8.000 euros anuales

Por último, no suele ser habitual que el borrador recoja datos de las deducciones autonómicas por lo que se convierten en las grandes olvidadas de muchas declaraciones. Y no debería ser así, por ello antes de confirmar el borrador conviene cotejar las deducciones que son aplicables en función del lugar de residencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.