El Kremlin asegura que el presidente de los EE.UU., Donald Trump, ha propuesto al líder ruso, Vladimir Putin, reunirse en la Casa Blanca. Pero las relaciones entre ambos países están en un momento especialmente delicado.

Este fin de semana llegaban a Rusia a bordo de dos aviones los 60 diplomáticos rusos y sus familias expulsados por Estados Unidos en solidaridad con el Reino Unido por el caso Skripal, en el que Londres responsabiliza a Moscú del envenenamiento con una sustancia neurotóxica del exespía doble Serguéi Skripal y su hija Yulia.

Tras el acontecimiento, EE.UU. declaró persona non grata a 48 diplomáticos rusos acreditados ante Washington y a 12 miembros de la representación permanente de Rusia en la ONU, a lo que Moscú respondió expulsando al mismo número de diplomáticos estadounidenses y revocando el permiso para el funcionamiento del Consulado General de EE.UU. en San Petersburgo.

“Honestamente, no recuerdo que alguna vez se haya atacado de esta manera a la Federación de Rusia, no puedo recordar tal desastre en las relaciones ruso-estadounidenses”, dijo a la televisión rusa el embajador del Kremlin ante Washington, Anatoli Antónov.

Para Josep Maria Cervera, profesor del Máster Universitario en Negocios Internacionales de la UPF Barcelona School of Management, lo que se está viviendo entre Rusia y EE.UU. es, sobre todo, una muestra más del cambio de modelo de liderazgo a nivel mundial, en el que se está pasando de “grandes pactos y fuertes democracias, a un modelo de hombres fuertes”.

Donald Trump en EE.UU, Xi Jinping en China; y Vladimir Putin en Rusia son algunos de ejemplos que pone en ese sentido, y avisa de que en España y Europa hay que “empezar a ser conscientes de esta nueva situación geopolítica”.

Cervera señala además que Europa cada vez más se está viendo más rodeada por la inestabilidad, tanto por el sur con los conflictos abiertos en el Norte de África, como por el este con Oriente Medio y ahora con la crisis diplomática con Rusia.

“Europa, que había sido un modelo de consenso, está demostrando una debilidad flagrante en sus fronteras exteriores, y eso en el s.XXI no va a ser una variable competitiva”, sostiene el profesor, quien añade que el continente es uno de los conjuntos con más fuerza bélica, aunque no hace uso de ella por “indefinición”.

En cambio, el experto agrega que “Rusia siempre ha sido una gran nación, y ahora con el hombre fuerte vuelve a un neo imperialismo, al que los expertos se refieren como guerra híbrida, porque tiene lugar en todos los frentes, sobre todo el ciberespacio”.

Asegura Cervera que Rusia está detrás de muchos de los conflictos actuales, mediante la fabricación de fake news, y otras estrategias para condicionar la opinión pública, llevando a las sociedades occidentales hacia los extremismos para debilitar sus políticas.

Deja un comentario