El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha anunciado este martes que se presenta a las primarias del partido para elegir alcaldable para las municipales del próximo año, con la voluntad de “ser alcalde de todos los barceloneses”.

“Quiero liderar esa Barcelona de progreso que antepone Barcelona por encima de todo, no subordinarla a las batallas políticas del proceso independentista ni convertirla en un campo de experimentos políticos”, ha aseverado en rueda de prensa junto a una decena de militantes.

Ha defendido una Barcelona fuerte, cohesionada y con identidad propia, que considera que puede contribuir a superar “el conflicto político por el proceso independentista y esta etapa de estancamiento y los años perdidos bajo la Alcaldía de Ada Colau”.

Collboni, con el lema ‘Som Barcelona’ ha reunido los preavales necesarios para optar a las primarias, a las que por el momento no concurre ningún otro candidato; si nadie más se presenta hasta el 10 de abril, Collboni será procalamado alcaldable y, si alguien lo hace logrando los preavales, se votará el 12 de mayo.

El dirigente socialista ha sostenido que los ciudadanos confían en las posibilidades de Barcelona y están orgullosos de la ciudad, pero que están a la vez preocupados “por la incertidumbre que aporta la política, por el futuro de Barcelona y por el bloqueo político institucional”.

Collboni se presenta a las primarias del PSC con la voluntad de “ser alcalde de todos los barceloneses”

Ha asegurado que la mayoría de ciudadanos considera que el ejecutivo de Colau no está aprovechando todas las oportunidades de la ciudad: “Estamos sufriendo un Gobierno que parece no tener rumbo y es incapaz de hacer y mantener acuerdos para hacer gobernable la ciudad”, como el que rompió con su grupo por el apoyo de los socialistas a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque no lo ha mencionado.

”Barcelona puede hacer más. No está mejor que hace tres años, y los cambios prometidos han quedado en nada”, ha aseverado el dirigente socialista, que ha subrayado que este mandato no dejará ningún legado ni ningún horizonte de futuro para la ciudad, porque gobiernan personas con buena voluntad pero que no lo han logrado, según él.

Ha remarcado que Barcelona debe iniciar una nueva etapa en que recupere el liderazgo en España, Europa y el mundo, algo que la ciudad debe hacer “por Catalunya, como capital que es, pero también por ella misma”, razón por la que considera que la ciudad necesita un nuevo estilo, un nuevo gobierno y un nuevo alcalde.

Legado socialista

”Hoy doy el primer paso, con humildad pero también con determinación, para ser el próximo alcalde de Barcelona, el alcalde de todos los barceloneses”, y para conectar con la mayoría de vecinos que asegura que quieren salir de las trincheras, tender la mano y recoser heridas, ha dicho.

Ha defendido que Barcelona necesita normalidad institucional y un Govern y, preguntado por los Comités de Defensa de la República (CDR), ha dicho que se han producido protestas puntuales que han impedido la libre circulación, algo que ve condenable y que puede “cruzar una línea muy peligrosa y complicada al poner en juego la convivencia” al afectar la libertad de movimientos.

Ha defendido que los exalcaldes socialistas Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu dieron a Barcelona sus mejores años de historia: “Con estas bases, con ideas renovadas y con experiencias nuevas, lo queremos volver a hacer”, ha proclamado.

Preguntado por si contará con los actuales ediles socialistas en su equipo si gana las primarias, ha resaltado que es pronto y que antes debe elegirse candidato, pero ha avanzado que quiere un equipo transversal de ciudad que “refleje lo bueno y mejor” de Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.