Las reacciones políticas a la sentencia del caso Palau también llegan desde el ámbito local. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reclamado “responsabilidades políticas más allá de las judiciales”.

En un tuit, Colau ha asegurado que “ahora que ya tenemos sentencia, hay que evitar la impunidad para retornar a la ciudadanía la confianza en las instituciones” después de que quede “confirmado” que CDC “se ha financiado ilegalmente durante años”.

ERC asegura que con la sentencia se “demuestra un expolio a la ciudadanía”

Por su parte, el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, ha condenado con dureza a los responsables políticos del caso después de que “se ha demostrado un expolio a la ciudadanía, y esto es inadmisible”.

Bosch ha celebrado que “finalmente se haya hecho justicia en un caso que se remontan al 2009” y se pueda “empezar a pasar página de un caso que, tristemente, deja una mancha negra en la política barcelonesa”.

El líder republicano también ha recordado que desde el 2010 los gobiernos municipales de Barcelona tenían un mandato para revertir la recalificación urbanística del hotel Palau, un proyecto que quedará definitivamente enterrado en el pleno municipal de enero. Sobre este proyecto, Bosch ha afirmado que “el gobierno actual de Ada Colau, pero también los anteriores gobiernos socialista y convergente, han llegado tarde” en este asunto.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 9 años y 8 meses a Fèlix Millet, a Jordi Montull, a 7 años y 6 meses, y al extesorero de CDC Daniel Osàcar a cuatro años y medio. La Audiencia también ha condenado a 4 años y 6 meses a Gemma Montull y obliga a CDC a pagar 6,6 millones de euros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.