“Torrent se cree que es el abogado y el emisario de Puigdemont y los suyos y que el Parlament es un bufete de abogados del separatismo”. La frase no es nueva, ya la ha comentado varias veces la líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, que este miércoles la ha usado para reprocharle su viaje a Ginebra y para anunciar que interpondrán una reconsideración ante el anuncio de una querella contra Llarena por prevaricación desde el Parlament. Así se ha expresado antes de entrar a Alimentaria, la feria de alimentación y hostelería que se celebra en L’Hospitalet de Llobregat .

Arrimadas ha señalado que esa querella es una medida de presión a Pablo Llarena y los que investigan lo que ha pasado en Catalunya y ha apuntado que harán todo lo que está en sus manos para “frenar la instrumentalización del Parlament”.

Sobre las palabras de Turull y el cambio de estrategia de los otros líderes soberanistas ante el magistrado instructor del Supremo que se creían que tenían impunidad y que lo que buscaban era impunidad con el procés.

“Tarde o temprano tendrán que asumir los independentistas la realidad: que Puigdemont no será president, que no hay república y que no tienen mayoría social”, ha señalado la líder del partido naranja sobre el cónclave de Junts per Catalunya de este miércoles con el president cesado en Berlín y ha evitado valorar la visita del diputado del PSC Carles Castillos a Junqueras en Estremera.

Deja un comentario