Ciutadans no ha renunciado todavía a la posibilidad de formar un gobierno en Catalunya después de hacerse con la victoria en las elecciones catalanas del pasado 21-D y a pesar de que no suma los suficientes escaños junto con el resto de fuerzas constitucionalistas. Después de que el PP haya incrementado sus críticas a la formación de Albert Rivera reclamándole que tome la iniciativa para tratar de formar un gobierno que debería contar con el aval de alguna forma de parte de los independentistas, el partido naranja en Catalunya quiere primero esperar a ver si se ponen de acuerdo los independentistas para dar ese paso.

El número dos de Cs en las elecciones catalanas, Carlos Carrizosa, ha señalado en una breve entrevista en La Sexta que “no tiramos la toalla” y que “lo nuestro es un esperar y ver”, aunque ha advertido de que “lo tenemos difícil” para que el próximo president de la Generalitat sea un constitucionalista.

“Lo tenemos difícil” para que el próximo president de la Generalitat sea un constitucionalista

A pesar de la presión del PP para que los de Arrimadas negocien para formar un Govern alternativo al de Puigdemont que tiene prácticamente imposible salir adelante, Ciutadans insiste desde la misma noche electoral en que primero deben ser los independentistas quien traten de ponerse de acuerdo. De esta forma, Ciutadans reta a ERC y PDeCat a ponerse de acuerdo para volver a reeditar un pacto de gobierno que después debería contar con el aval de la CUP.

Conscientes de que esas negociaciones no van a ser fáciles por el empeño de JxCat de que sea Puigdemont el nuevo president y por las situación procesal de este, Junqueras y el resto de miembros del Ejecutivo catalán, Ciutadans se mantiene a la espera para no pillarse las manos y, en todo caso, poder tener en sus manos la opción de evitar una repetición electoral o, cuanto menos, la posibilidad de reprochar a los independentistas que no hayan querido evitar esa repetición electoral por no apoyar la investidura de Arrimadas.

Ciutadans reta a ERC y PDeCat a ponerse de acuerdo para volver a reeditar un pacto de gobierno que después debería contar con el aval de la CUP

Carrizosa no ha querido mojarse a la hora de elegir como futuro president entre Junqueras y Puigdemont, y se ha limitado a indicar que en todo caso, el nuevo presidente “tiene que respetar las leyes”. Así, por el momento ninguno de los dos dirigentes mencionados “parece muy dispuesto a respetar las leyes” puesto que Puigdemont “está fugado de la justicia y no parece que sea el mejor ejemplo de respeto” y, en cuanto a Junqueras, “un juez es quien cree que hay riesgo de reiteración delictiva”, ha señalado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.