La semana ha terminado como empezó: con un juego de desgaste entre PP y Ciudadanos. La polémica del máster de derecho de Cristina Cifuentes ha llevado a Ciudadanos a una encrucijada llena de contradicciones de las que sólo puede salir bien parado si el gobierno nacional del PP pasa por encima del regional y pone a otro candidato en el lugar de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Y es que, como el propio Albert Rivera ha afirmado: “La pelota está en el tejado del señor Rajoy”, pero no sólo por el amparo del gobierno madrileño.

El PP no pondrá fácil ninguna opción, dejando al límite a Ciudadanos para que tenga que llegar a un acuerdo con PSOE y Podemos. Una decisión que, según fuentes parlamentarias, debilitaría a Ciudadanos en las urnas. Y que están aprovechando los conservadores como la propia Cifuentes que atacó a Ciudadanos con este frente abierto que entregaría el gobierno a la izquierda

Con esto, cualquiera de las opciones abiertas para Ciudadanos deja tras de sí un rastro de dudas e incongruencias. La única opción que les salvaría de la polémica es que Rajoy finalmente cediera a cambiar de candidato, postura que este mismo viernes ha vuelto a ser rechazada

Un giro atrás en Ciudadanos respecto a las negociaciones de la comisión de investigación ya se ha negado de forma muy firme. Más aún después de los resultados de la encuesta que la propia formación naranja ha elaborado en la Comunidad de Madrid que muestran que un 68% considera que la polémica por el caso del máster de Cifuentes es algo “grave” ya que consideran que se trata de un “abuso de poder” o de “enchufismo”, y que el 66 % cree que la presidenta de la Comunidad de Madrid debería dimitir. Por esto, y tras las declaraciones de los líderes madrileños en los que ya han afirmado la necesidad de que Cifuentes dimita, hay poco margen para que den un paso atrás.

El PP parece dispuesto a que “Cs se retrate en el voto” en la moción de censura

El escenario más previsible, según explican fuentes parlamentarias a Público, es que la moción de censura se adelante y aquí Ciudadanos sea el que tenga que decidir. Estas fuentes explican que posiblemente la moción de censura en la Asamblea de Madrid se celebre el 26 de abril, fecha que marca el PP madrileño. Y que los conservadores están dispuestos a llegar a ella sin ofrecer un candidato a pesar de arriesgarse a perder el gobierno a cambio de que “Ciudadanos se retrate en el voto”. De esta forma, a sabiendas de la debilidad del partido, responden al órdago: si quieren que Cifuentes se vaya que la echen ellos, sumándose a la moción de censura presentada por el PSOE y votando con los socialistas y con Podemos.

Esto daría vía libre a toda una campaña contra la formación naranja por votar junto con Podemos. Postura que el PP podría aprovechar para recuperar los miles de votos que, según las últimas encuestas, está perdiendo a favor de Ciudadanos. Además, volverían a ponerse entre la espada y la pared al apoyar un nuevo gobierno regional de Gabilondo a tan sólo un año de las próximas elecciones sin que haya pasado el plazo que dieron a los conservadores. Pero, a pesar de este posible acercamiento, Ciudadanos no ha rebajado su discurso con Podemos.

Este mismo viernes, José Manuel Villegas ha declarado ante los medios de comunicación que sus negociaciones dependen de “quien más se acerque” a su programa, pero que “viendo los programas y las diferentes ideas que tenemos de sociedad, nunca vamos a estar de acuerdo con un gobierno con Podemos”. y añado que defienden “modelos antagónicos”: “Una sociedad cerrada frente a una sociedad abierta e intervenida frente a sociedad abierta y de libertades. Si el PSOE quiere pactar con Cs, las políticas que pueden salir de ese pacto, serán muy diferentes a las que pueda llegar con podemos, por tanto, será el PSOE el que gire al centro y no se vaya al extremismo si quiere gobernar con Ciudadanos”.

Cs y PP continúan en un juego en que ambos partidos afirman que se “retratan” por sus decisiones ante la moción de censura

Con conocimiento de estas contrariedades, nadie de la dirección de Ciudadanos dice directamente si apoyarán o no la moción de censura. Y, de momento, ni siquiera han aceptado tener una reunión con el PSOE sobre la moción de censura: el pasado miércoles los socialistas madrileños solicitaron una reunión con Cs, PP y Podemos para explicar la propuesta. La formación naranja fue la única que declinó, de momento, el encuentro.

Pero, rechazarla significaría sostener a Cifuentes en la presidencia, algo que no contemplan ya que han reclamado reiteradamente la importancia que tiene su dimisión. Y, tras la moción, se quedarían sin margen de obra para presionar al PP. Por ello, mantienen un alto nivel de oposición frente a las posturas que están tomando. Este mismo viernes, ante las últimas declaraciones de Mariano Rajoy en las que ha avalado a la presidenta madrileña, fuentes de Ciudadanos han señalado que esto demuestra cómo “Rajoy siempre está tapando las tramas de corrupción de su partido, reaccionando tarde y mal. Cada vez está más clara la sucesión de irregularidades en lo relativo al máster y Rajoy, como siempre, prefiere proteger a los corruptos antes que asumir responsabilidades”.

Así, continúan pasando los días sin que el partido de Rivera se moje, prefiriendo la salida a la murciana pero dejando todas las posibilidades abiertas. Cada partido le lanza al otro que es el que se “retrata” ante la moción de censura dando paso un frente de hostilidades, presiones y debilidades. Mientras, PSOE y Podemos continúan defendiendo las posturas que tomando desde el inicio: exigiendo responsabilidades a ambos pero haciendo mayor hincapié en Ciudadanos, reclamando la necesidad de echar al PP del gobierno regional y avanzando hacia la moción de censura. 

Deja un comentario