Hace años que los accidentes de tráfico se han convertido en un problema social al que las administraciones tratan de encontrar soluciones. Las medidas van desde campañas publicitarias hasta controles específicos o nuevas normas para poder garantizar la seguridad en todas las vías. Sin embargo, siempre acabamos afectados por accidentes de tráfico, sean más o menos leves.

También hay que tener en cuenta que un accidente de tráfico no es sinónimo de sufrir, necesariamente, lesiones muy graves (o incluso la muerte). Aunque estas terribles consecuencias pueden ser un derivado, también entendemos como accidentes aquellos golpes o choques que podamos tener con otros vehículos o elementos del entorno, y las consecuencias pueden quedar también en daños materiales.

Los daños materiales también son una consecuencia de los accidentes Los daños materiales también son una consecuencia de los accidentes (simonkr / Getty)

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en 2017, murieron unas 1.200 personas en 1.067 accidentes en las carreteras españolas. Se trata de una cifra que supera la del 2016 con 39 muertos y 28 accidentes más, algo que obliga la población a priorizar una actitud responsable al volante, ya que el factor humano y las distracciones son las mayores causas de accidente, según informa el Real Automòbil Club de Catalunya (RACC). Estas son algunas de las medidas que pueden tomar los conductores:

1. No uses el móvil

Parece obvio, pero los conductores siguen usando el móvil al volante. La mejor medida para poder seguir usándolo, si es que es estrictamente necesario, es contar con un sistema de manos libres.

Su uso en el coche es la principal causa de accidente. Si debes usarlo, solo puede ser hablando como si de un acompañante se tratase. No pongas tampoco el GPS ni otras funciones que no estén homologadas para ser usadas al volante. Si es estrictamente necesario su uso, para el coche en un lugar seguro.

Si debes usar el móvil, debes parar el vehículo Si debes usar el móvil, debes parar el vehículo (Kerkez / Getty)

2. Respeta las normas

Esta recomendación también parece obvia, pero las faltas de respeto a las normas también siguen provocando accidentes en nuestro país. Ten claro en qué vías tienes prioridad, no te tomes las señales de ‘stop’ como un ceda el paso, o no te muevas si no tienes visibilidad.

Recuerda también usar debidamente los espejos de tu vehículo. Fíjate en cuál es la posición de los otros vehículos de la carretera y respeta su paso (siempre y cuando ellos también circulen debidamente).

3. Cuidado con los peatones

Los peatones también son víctimas importantes del tráfico, ya que son los más vulnerables. Presta atención en aquellos puntos críticos como los pasos de peatones ocultados por fileras de coches aparcados, por ejemplo. De noche también es importante mantener especial atención. En calles muy transitadas por gente o niños (zonas cercanas a colegios) debes reducir tu velocidad, porque el movimiento de los más pequeños puede ser imprevisible.

Para cruzar el paso de peatones con la bici, debes bajarte de ella para no atropellar a nadie Para cruzar el paso de peatones con la bici, debes bajarte de ella para no atropellar a nadie (DragonImages / Getty)

Esto también es especialmente importante para los ciclistas, que deben respetar que los peatones tienen prioridad en las aceras, ramblas, avenidas o calles peatonales, y en caso de querer pasar por ellas con la bicicleta, deberemos bajarnos de ella.

4. No te distraigas en los atascos

Los atascos pueden bajar la atención de los conductores, sobre todo si son algo frecuente en tu día a día. Es normal que te pongas nervioso y que optes por hacer movimientos más bruscos a la hora de conducir y tratar de llegar a tu destino más rápido cuando salgas del atasco, pero piensa siempre en controlarte y no dejarte influenciar por una actitud agresiva de los otros conductores.

No te distraigas tampoco con el móvil u otras cosas cuando estés atascado, debes estar igual de atento al tráfico para no causar un accidente.

Los atascos causan muchas distracciones a los conductores Los atascos causan muchas distracciones a los conductores (XXLPhoto / Getty)

5. No bebas alcohol

Parece otra obviedad, pero muchos de los accidentes graves están provocados por conductores que van borrachos o que están bajo el efecto de las drogas.

Esto obliga también a los conductores serenos a tomar precauciones y conducir con cuidado para poder reaccionar ante cualquier vehículo que haga movimientos extraños o que pueda provocar un accidente. Por ejemplo, si puedes escoger, por la noche trata de coger una vía con los carriles separados por obstáculos físicos y no vayas por una carretera estrecha de doble sentido donde los conductores ebrios puedan desviarse fácilmente, por ejemplo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.