Cristina Cifuentes se lava la manos: si el acta de entrega de su trabajo fin de máster (TFM) es, efectivamente, falsa, afirma que es la Universidad Rey Juan Carlos quien tendrá que dar explicaciones al respecto. Ella sólo es “una alumna”, una víctima de una conspiración para “desestabilizar” su Gobierno.

Sobre el documento que ella misma remitió, y que podría ser falso: “Ni doy validez ni desmiento. Será la Universidad quien tenga que explicarlo”

Según El Confidencial, al menos dos de las tres firmas incluidas en el acta son falsas, pero la presidenta de la Comunidad de Madrid prefiere tirar balones fuera: “Ni doy validez ni desmiento, porque el acta publicada hoy es la que me remitió el rectorado, y será la Universidad quien tenga que explicarlo”, afirmaba este miércoles, en su primera rueda de prensa en dos semanas. Apenas una hora antes, en su comparecencia ante el pleno de la Asamblea de Madrid, ya avanzaba en la misma línea: “Como alumna yo no lo puedo aclarar, debe ser la propia Universidad”. 

Todo, pese a que la presidenta ha construido parte de su defensa sobre este documento, que su equipo remitió a la prensa tras conocerse el escándalo sobre su máster, hace hoy dos semanas. Este miércoles, Cifuentes ha decidido eliminarlo de la documentación facilitada a los medios de comunicación.

Tras la rueda de prensa, fuentes cercanas a la presidenta autonómica han insistido en que es la Universidad quien puede confirmar o desmentir la veracidad de este documento, y han vuelto a señalar a este centro de enseñanza como responsable de haber enviado los mismos documentos, primero sin sello y posteriormente sellados. 

Por otra parte, el acta en cuestión vendría a avalar la entrega del trabajo fin de máster que todavía no ha aparecido. “No he podido encontrarlo aún”, apuntaba Cifuentes, afirmando que, desde que cursó el máster, ha pasado por “tres o cuatro mudanzas”, y aseverando que todavía tiene “cajas por abrir”.

A la vez que negaba haber recibido trato de favor, también reconocía que los profesores “se adaptaron” a sus “propias circunstancias”

En esta línea, su explicación sobre por qué no lo encuentra en soporte digital, o por qué no tiene ningún correo electrónico que pruebe que lo envió, pasa porque lo habría remitido desde su correo oficial como delegada del Gobierno en Madrid. “Por motivos de seguridad esa cuenta de correo se borró”.  “No puedo garantizar que ese trabajo aparezca, tengo muchas cajas por abrir”, insistía, en referencia a la copia física.

Tampoco ha encontrado el documento que probaría la presentación de este TFM en el registro del centro educativo, y ha incidido en que “lo único que tiene validez real es la certificación académica de la Universidad”.

Ni dimisión ni concreción sobre su asistencia a clase

“No me he planteado jamás dimitir. ¿Por qué voy a dimitir si he actuado de manera correcta?”. Estas palabras, casi calcadas de las que ya ha pronunciado anteriormente sobre este asunto, despejaban cualquier duda sobre la posibilidad de que la presidenta de Madrid tirara la toalla, en un día de carreras y expectación en el que se han sucedido las elucubraciones.

En lugar de eso, Cifuentes ha respondido con generalidades sobre el contenido de su TFM –“Una descripción pormenorizada de cuáles eran las competencias de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”-; y ha afirmado que sí lo defendió de forma presencial, durante los “10 o 15 minutos” de rigor.

Sin embargo, y a la vez que negaba haber recibido un trato de favor, también reconocía que los profesores “se adaptaron” a sus “propias circunstancias”, en lo que respecta a la asistencia y la evaluación de su rendimiento en este máster. “El tratamiento que se me dio a mi es algo que se hace con cierta frecuencia, con ciertos alumnos de posgrado que están trabajando”. 

El PP: “Ha dado suficientes explicaciones”

Por su parte, fuentes del PP a nivel nacional han explicado que consideran que la presidenta madrileña “ha sido contundente, convincente y sólida en su intervención en el Pleno de la Asamblea de Madrid”. “Ha aportado nueva documentación y ha dado suficientes explicaciones para aclarar las dudas que ha planteado la oposición”, aseguraban. 

Esta mañana, desde Génova se mostraban algo más recelosos, pero tras la intervención de Cifuentes han vuelto a cerrar filas. “He sentido en todo momento el apoyo de mi partido”, afirmaba la presidenta del PP de Madrid en su comparecencia de prensa. Hoy, el PP la apoya explícitamente, aunque este respaldo no estaba tan claro durante los días posteriores a que se destapara este escándalo. 

Deja un comentario