Cristina Cifuentes ha renunciado a su máster en Administraciones Públicas, según ha avanzado OK Diario. La presidenta de la Comunidad de Madrid lo ha hecho cuatro semanas después de saltar la polémica y para ello ha remitido una carta al rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, que, posteriormente, ha compartido -al igual que el Partido Popular de Madrid-, en su cuenta de Twitter.

En la misiva Cifuentes pide disculpas pero culpa de las irregularidades al rector de la URJC al insistir en que cumplió con todo lo que le pidió la universidad y todo lo que exigía la ley. Para ello recalca que ella está en posesión “del correspondiente Título Oficial, así como todos los certificados acreditativos del pago de tasas y de las calificaciones obtenidas debidamente sellados”, pero que, “según se desprende de la información reservada abierta por la Universidad, la obtención de dicho máster se ha visto afectada, al parecer, por diversas irregularidades administrativas, totalmente ajenas a mí, pero que han dado lugar a su cuestionamiento”.

Cifuentes reconoce que sus circunstancias se vieron alteradas cuando fue nombrada delegada del Gobierno de Madrid, en enero de 2012. A partir de este nombramiento, y según la propia presidenta, fue la URJC la que consideró que podría proseguir con sus estudios “en unas condiciones flexibles”. Si me equivoqué, y en aquel momento debí rechazar las facilidades que me ofrecía la universidad, pido disculpas a cualquiera que haya podido sentirse agraviado”, añade Cifuentes a Ok Diario, para rematar que “en ningún momento pretendí sacar ventaja entonces de este máster, ni pretendo sacarlo en el presente o en el futuro”.

De esta manera la presidenta regional trata de deshacerse del peso muerto que viene lastrando su actividad a poco más de un año de las elecciones autonómicas de Madrid y busca un balón de oxígeno que salve su presidencia a la espera de que Ciudadanos concrete la fecha de la moción de censura anunciada en su contra.

La renuncia del máster no le supondrá ningún trauma personal a Cifuentes como demuestra el hecho de que, en su defensa, ya ha menospreciado su categoría señalando que “el título de la URJC no le ha permitido mejorar su nivel académico al no suponer una mejora de su currículum previo”.

Cifuentes busca, además, neutralizar cualquier golpe de efecto en su contra ya que con su renuncia se adelanta a la más que posible retirada del título por parte de la Universidad Rey Juan Carlos al carecer de documentación que pruebe que fuera realizado con total legalidad. Así lo dejó caer el propio rector de la URJC la pasada semana al confirmar que el Trabajo de Fin de Máster de Cifuentes no está en el registro “pese a que su archivo en el servicio de posgrado es obligatorio”.

Cifuentes se adelanta a la posible retirada del título por parte de la propia URJC ante la falta de pruebas que confirmen la legalidad del proceso curricular

Deja un comentario