La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha roto esta tarde los 13 días de silencio que mantenía desde que saltara la polémica por las supuestas irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Y lo ha hecho para negar todas las acusaciones de “falsedad” y “falsificación” en un tenso Pleno extraordinario celebrado en la Asamblea de Madrid. Lo ha hecho con la mayor de las contundencias que se recuerdan en la sede parlamentaria pero, sin embargo, sus explicaciones no han calmado las aguas ya que la poca documentación que Cifuentes ha aportado con vehemencia es aquella relacionada con las únicas cuestiones que no se han puesto en discusión: Ni su no asistencia al curso, ni la irregularidad del tribunal que la calificó, ni el motivo por el que no se ha hecho público el TFM, ni la profética dirección de envío del título, entre otras. En definitiva, una defensa que, como ya adelantó ayer ‘La Vanguardia’, no ha aportado un solo dato nuevo que la vertebre de manera irrefutable.

Cifuentes ha rechazado todas las acusaciones vertidas sobre ella tras conocerse que una funcionaria de la URJC habría cambiado la nota de dos asignaturas del máster en Derecho autonómico que había cursado en 2011-2012. Así, según adelantó Eldiario.es, se habría modificado la calificación de “no presentado” a “notable” dos años después de matricularse y sin mediar nueva matrícula. Un hecho que Cifuentes ha justificado por la existencia de “un error informático de transcripción”.

El pleno ha arrancado con la intervención de la portavoz adjunta de Podemos en la Asamblea madrileña, Lorena Ruiz-Huerta, grupo que junto al PSOE ha solicitado la celebración de este pleno extraordinario. Ruiz-Huerta ha insistido en que la presidenta debe “mostrar al menos un documento que acredite el registro telemático de su máster” al entender que Cifuentes “no estará dispuesta a denigrar la reputación de las instituciones públicas madrileñas”.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, ha insistido en que “hoy es la oportunidad” que la presidenta tiene para “ofrecer una versión verosímil” tras “elocuentes lagunas y contradicciones en los procesos y fechas”. Reprocha el portavoz socialista a la presidenta que esta comparecencia se celebre por petición de los grupos de la oposición y no por voluntad propia: “No le queda más remedio”, ha espetado.

Tras ellos, Cifuentes ha iniciado su comparecencia alegando que esta es un “fraude de ley” puesto que el reglamento no recoge este tipo de plenos sobre cuestiones ajenas a la gestión del gobierno regional. “Ni ha habido falsedad ni falsificación”, ha dicho.

La presidenta regional, además, ha asegurado que el escándalo del máster se lanza coincidiendo con “una operación política y descrédito” contra ella que viene de “la izquierda y sus socios” y que la penaliza “por su actitud de tolerancia cero contra la corrupción”. “Este ataque va a fracasar”, ha sostenido, porque ella no ha incumplido el acuerdo de investidura con Ciudadanos (en cuyo punto tres se exige a cualquier cargo público apartarse en caso de haber falseado su currículum): “El título de mi máster es perfectamente legal. No hay ni falsedad ni falsificación”, ha zanjado.

Cs elude pedir su dimisión pero solicita la creación de una nueva comisión de investigación

Para dar más empaque a su rechazo frontal a cualquier acusación recibida, Cifuentes ha asegurado que ya ha interpuesto “una querella criminal contra dos personas que han difundido una versión que no es real y que han incumplido flagrantemente la ley de protección de datos”. “Fíjense si estoy tranquila que he puesto el asunto en manos de la justicia”, ha sentenciado.

Posteriormente ha llegado el turno del socio de investidura de Ciudadanos. Su portavoz, Ignacio Aguado, ha pedido más explicaciones pero ha eludido pedir la dimisión de Cifuentes. Al contrario, Cs ha propuesto una comisión de investigación sobre el máster lo que, desde la oposición, se entiende como una estrategia para “para ganar tiempo y sostener al PP”.

Cifuentes ha contado, además, con la participación de grupo parlamentario del PP como defensa. Su portavoz, Enrique Ossorio, ha asegurado que su formación siente “vergüenza por la labor de oposición del tripartido” y ha les ha acusado de impulsar un Pleno “contrario al reglamento de la asamblea” que es muy parecido, ha señalado, a los celebrados en Catalunya los días previos al referéndum. “Ciudadanos practican aquí lo que critican en Catalunya”, ha espetado.

Ossorio, además, también ha cargado contra la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, cuestionando su máster en el IESE. Una estrategia que ha repetido con respecto de Ciudadanos al recordarles los currículums de César Zafra.

Paralelamente a esta comparecencia, Eldiario.es -medio que destapó las irregularidades, ha señalado que “el mismo día que publicó la primera información sobre el máster de Cifuentes, una de sus asesoras presionó a la Universidad para crear una coartada que la cubriese”.

La presidenta regional, además, asegura que el escándalo del máster se lanza coincidiendo con “una operación política y descrédito” contra ella

Deja un comentario